El fraude es un problema costoso, pero los mecanismos de prevención de fraude torpemente implementados (que rechazan a compradores legítimos) terminan costando más.

Uno de los retos menos conocidos de operar una tienda online es evitar las devoluciones de cargos fraudulentas o chargebacks. Cuando un consumidor no reconoce un cargo en su estado de cuenta, peleará el cargo con su compañía de tarjeta de crédito, lo que resultará en un chargeback al propietario de la tienda de comercio electrónico. El monto total de la transacción se deduce de su cuenta, y en ocasiones incluso se le aplicará una penalización adicional.

Los números de tarjetas de crédito robadas están disponibles en el mercado negro por unos cuantos centavos. Las empresas que venden en línea deben mantenerse vigilantes para garantizar que la tarjeta de crédito utilizada para realizar una transacción pertenezca al cliente que recibe los productos, esto para proteger su reputación y evitar los chargebacks. Para darnos una idea del problema, estos son algunos datos estadísticos para Estados Unidos:

  • Los minoristas estadounidenses perdieron $ 32 mil millones por fraude en 2014.
  • Un mecanismo de prevención de fraude mal implementado provoca el rechazo del 1.5 por ciento de las transacciones legítimas .
  • Los intentos de fraude aumentaron un 33 por ciento y casi la mitad (46 por ciento) derrotó a las herramientas anti fraude existentes.
  • Los comerciantes pierden un promedio de $ 2.40 dólares en CADA transacción.

Aquí hay tres técnicas de prevención de fraude que los comerciantes online pueden implementar para reducir o eliminar los chargebacks de tarjetas de crédito.

1. Activa los filtros anti-fraude

La mayoría de las pasarelas de pago permiten a los comerciantes de comercio electrónico configurar algunas reglas básicas de prevención de fraude para bloquear o marcar transacciones que pueden ser fraudulentas. Los ejemplos típicos son rechazar todas las transacciones cuando la dirección de facturación no coincide con lo que la compañía de la tarjeta de crédito tiene archivada o excluyendo todas las transacciones de países específicos.

Pros: Sin costo para los comerciantes.

Contras: la selección de las reglas disponibles es inadecuada para los comerciantes que enfrentan un fraude de moderado a alto. También existe un alto riesgo de falsas detecciones ya que las reglas no son muy flexibles. En México la mayoría de pasarelas no ofrece esta opción.

2. Revisión manual

La mayoría de empresas de comercio electrónico tienen empleados asignados para revisar las compras que caen dentro de categorías de riesgo específicas, por ejemplo transacciones por encima de un monto específico en dólares y / o transacciones donde las direcciones de facturación y envío no coinciden. Las técnicas comunes de revisión manual incluyen el uso de Google para encontrar datos verificables sobre el comprador, verificar cuentas de redes sociales y usar Google Maps para ver si la dirección de envío parece legítima. El comerciante promedio revisa el 26 por ciento de todas las transacciones, de las cuales el 80 por ciento finalmente se envía para su procesamiento.

Pros: Esto es más preciso que los filtros de las pasarelas, ya que un empleado experimentado se vuelve bastante efectivo con el tiempo para prevenir el fraude.

Contras: los resultados varían mucho según la habilidad de la persona a cargo, el posible cuello de botella durante la temporada alta, el riesgo de que un empleado experimentado abandone la empresa.

3. Soluciones profesionales de prevención del fraude

Existe una multitud de compañías de prevención de fraudes que utilizan tecnologías sofisticadas de prevención como: IP Proxy Piercing, Geolocalización, Identificación de dispositivo y Listas negras globales,  para reducir el riesgo de fraude. Las soluciones van desde las muy básicas como arrojar  un puntaje de riesgo en cada transacción, hasta soluciones completas que van aprendiendo con el tiempo para poder darte una respuesta de sí / no, algunas empresas incluso te reembolsarán cualquier fraude que su sistema haya dejado pasar.

Pros: Muy eficaz contra la lucha contra el fraude. La mayoría de las soluciones eliminan la necesidad de una revisión manual, brindando un servicio experto que no está vinculado a las habilidades de los empleados. Las empresas pueden aceptar más pedidos que normalmente se hubieran rechazado debido a preocupaciones de fraude, lo que le permite predeterminar los costos de fraude.

Contras:  Las soluciones pueden ser costosas, aunque generalmente se pagan por sí mismas al calcular la disminución de las devoluciones de cargo.

Esta solución se recomienda para las empresas que han sido atacadas por el fraude, las empresas en categorías de alto riesgo y las pequeñas empresas que desean liberar recursos dedicados a la prevención del fraude para concentrarse en las ventas y expandir sus empresas.


Sea cual sea la solución que se elija, las empresas y propietarios de tiendas en línea deben reconocer que la amenaza de fraude es real y deben estar preparados.