Si eres como casi todo el mundo, puedes registrarte en Uber Eats y pedir el desyuno en línea, descargar la aplicación del cine local y compartir un video de gatos en Twitter antes de las 9 a.m., y todo sin pensarlo dos veces. Pero al navegar por Internet, dicen los expertos en seguridad, un poco de deliberación a menudo vale la pena para mantener tus datos más seguros.

"Todos tenemos trabajos diarios, pero para un hacker, nosotros somos sus trabajos diarios", dice Adam Levin, ex director de la División de Asuntos del Consumidor de Nueva Jersey y fundador de CyberScout, que ayuda a las personas y las empresas a lidiar con las amenazas de seguridad cibernética. "No es una pelea justa".

Aquí te compartimos cuatro cosas que debemos dejar de hacer en línea, y algunas alternativas de los expertos en ciberseguridad.

1. Reciclar contraseñas

Estudio tras estudio muestra que la mayoría de las personas reutilizan las contraseñas en todos los sitios. Esto permite que un hacker que descubra su contraseña en un sitio y lo use fácilmente en otro lugar.

Pero, ¿qué hacer cuando todos, desde tu peluquero hasta tu tienda de abarrotes, quieren que crees un inicio de sesión? Doug Jacobson, director del Centro de Aseguramiento de la Información de la Universidad Estatal de Iowa, recomienda separar las cuentas en niveles de seguridad. Los más sensibles, como tus cuentas financieras, deben tener una contraseña única y sólida. Las cuentas ligeramente menos sensibles pueden compartir un conjunto de contraseñas seguras, y las menos cruciales, con poca o ninguna información personal adjunta, pueden compartir la misma contraseña.

Para crear una contraseña sólida, Levin sugiere elegir una frase que sea difícil de adivinar para otros y cambiar los caracteres clave: hacer una "o" un cero o convertir un 1 en un signo de exclamación. También puede usar un administrador de contraseñas, como 1Password o LastPass, para crear y almacenar contraseñas seguras que sean cadenas de caracteres aleatorias.

2. Conceder todas las solicitudes de permisos a las aplicaciones

Muchas aplicaciones solicitan acceso a ciertos aspectos de los datos de tu teléfono cuando las descarga. Y si bien es comprensible que Google Maps quiera saber tu ubicación otras aplicaciones tienen intenciones menos transparentes al recopilar tus datos.

Tus datos pueden usarse simplemente para fines de marketing, pero a menos que hayas investigado quién está haciendo todas lasaplicaciones que instalas, es mejor ser cauteloso. Debes de dar a las aplicaciones LO MÍNIMO necesario de tú información para que sean funcionales. Por ejemplo, la App que te sugiere restaurantes cercanos, sí necesita conocer tu ubicación, pero NO esa App para ver como vas a lucir de viejito.

Si ya le has dado demasiado acceso a una aplicación, intenta ajustar sus permisos en la configuración del teléfono. Para obtener instrucciones, da clic aquí si tienes un Android , y  aquí si tienes un iPhone . Y si eso hace que la aplicación deje de funcionar, encuentre otra alternativa.

3. Compartir información innecesariamente en tus cuentas en línea y redes sociales

Probablemente conoces los peligros de estar publicando cada que sales de vacaciones (a los ladrones les gusta) o dar tu número de Seguro Social o de identificación solo porque un formulario tiene ese espacio en blanco. Cualquier información de identificación personal que reveles y caiga en manos equivocadas puede dar a los piratas informáticos un camino para apoderarse de algo de tu vida.

Al crear una cuenta en línea proporciona solo la información obligatoria. No es necesario que completes tu perfil completo.

Y tampoco es necesario que seas siempre sincero. Por ejemplo, puedes proporcionar datos falsos en las preguntas de seguridad, por ejemplo el apellido de soltera de tu madre o la mascota de la escuela secundaria. Ningún sitio web va a realizar una investigación con el FBI o seguridad nacional para ver si eres quien dices ser.

4. Las apariencias pueden engañar

Los correos electrónicos fraudulentos no siempre vienen repletos de errores ortográficos, no te creas tan "vivo" detectándolos. De hecho,los piratas informáticos cada vez son más convincentes! Clonando sitios enteros para confundirte y utilizan dominios (www.____) MUY similares a los sitios que intentan personificar (como bancos, cuentas de Paypal, etc.) Estos mensajes también pueden recolectar información de tu cuenta o instalar software malicioso en tu computadora.

"Siempre confirma quién es esa compañía o quién es esa persona a través de otra fuente", dice un experto en seguridad. Eso podría implicar llamar al supuesto remitente o empresa para confirmar la solicitud. Asegúrate de usar un número que sepas que es seguro, por ejemplo, uno que encuentres en el sitio web de tu banco en lugar de hacer clic en el correo electrónico.

Y si alguna vez ingresas información de pago, busca el símbolo del candado en la ventana de su navegador. "Lo que garantiza el candado es que el sitio web que ingresó es el que visitó ... y la comunicación está encriptada", dice Jacobson.

Ser cauteloso te mantiene a salvo

Tener que estar pensando cada que das un clic definitivamente hace que Internet sea menos práctico. Pero ten presente que cuando recibes algo "gratis" en línea, normalmente los estás pagando con tu información. Eso no significa que tengas que eliminar todas tus cuentas, pero debes preguntarte si el servicio que estás recibiendo vale la pena por la información que estás dando.

Afortunadamente, para la mayoría de las personas, el  robo de identidad  es un crimen de oportunidad, de acuerdo a expertos. Por lo tanto, con tan solo dar algunos pasos pequeños para proteger tus datos puede convertirte en un objetivo menos tentador.

Este artículo fue publicado en inglés en Nerdwallet