Cuando se trata de convertirte en la mejor versión de ti mismo, hay muchos malos consejos por ahí.

Claro, los cuerpos y las mentes suelen funcionar mejor si están sanos, descansados ​​y llenos de los nutrientes adecuados. Pero algunos expertos advierten que esa manía que tenemos por encontrar "hacks" a la vida y soluciones rápidas, junto con el pensamiento de que es todo o nada, podría ser contraproducente.

“Si te levantas a las 4 de la mañana, es maravilloso. ¿Pero qué estás haciendo realmente? Despertarse a las 4 de la mañana sin un propósito es tan inútil como despertarse al mediodía ", dice David Findel, fundador del Strategic Performance Group

Un consejo que promete un atajo o una verdad universal suele ser un mal consejo. Aquí hay cuatro mentiras sobre cómo mejorar tu rendimiento y productividad que debes empezar a ignorar.

1. HAY SOLO UNA MANERA CORRECTA DE HACERLO

Cuando alguien (además de su médico) te receta una fórmula específica o un límite de tiempo para una actividad, se escéptico, dice Kate Swoboda , entrenadora de vida y emprendedora , autora de The Courage Habit: Cómo aceptar sus miedos, liberar el pasado y vivir su valiente La vida . Ya sea que se trate de ejercicio, meditación u otras rutinas, no permitas que el pensamiento de todo o nada te prive de los beneficios de hacer algo, incluso por un momento.

“Cinco minutos de meditación servirán para retrasar diferentes procesos en el cuerpo que producen  estrés. Además, probablemente tendrá al menos algún efecto sobre los niveles de cortisol. Y ciertamente, va a tener un efecto en la frecuencia cardíaca."

Entonces, incluso si no tienes el cojín perfecto o media hora cada día para dedicarle a tu práctica de meditación o programa de ejercicios, ¡haz lo que puedas! Algún beneficio vas a obtener.

2. RODÉATE DE PERSONAS POSITIVAS O DE IDEAS AFINES

En la superficie, esto parece un buen consejo. Después de todo, nadie quiere estar rodeado de detractores todo el tiempo. Pero si constantemente estás buscando personas que vean "el vaso medio lleno" y aquellos con mentalidades similares, es posible que te estés perdiendo los dones de la negatividad.

Por un lado, las personas con un estilo más pesimista pueden mostrarte la realidad en contraste a cómo quieres ver el mundo. Pero, lo que es más importante, es posible que puedan ver trampas y preocupaciones que aquellos que ven todo de color de rosa no ven fácilmente.

Afrontar problemas puede mejorar tu nivel y obligarte a encontrar mejores soluciones, incluso a situaciones que no tenías contempladas.

3. HAY UN "HACK" PARA ESO

Cuando Jerry Colonna, CEO de la empresa de coaching ejecutivo Reboot en Boulder, Colorado, y autor de Reboot: Leadership and the Art of Growing Up, escucha consejos de productividad o rendimiento descritos como un "hack", su detector de "bullshit" se activa. No hay atajos, dice. No puedes hacer una cosa simple y lograr que tu vida se acomode.

Hacer cambios en tu vida es un trabajo duro. “Comprender qué te está bloqueando, comprender eso que te detuvo, es el primer paso."

4. CONFÍA EN EL PROCESO

Desglosar un objetivo en tareas y luego simplemente marcar casillas como "resueltas" tiene una simplicidad atractiva, pero si permites que este proceso te guíe, es poco probable que llegues a dónde quieres, dice Findel. Necesitas contexto, medición y compromiso para realmente lograr crecimiento personal y efectividad. Simplemente seguir un proceso no es suficiente.

En cambio, entender por qué quieres lograr algo, los obstáculos que se interponen en tu camino y lo que va a hacer para superar esos obstáculos son factores que deben considerarse en la lista de tareas. Si no conoces tu objetivo y lo que se necesitará para lograrlo, no será suficiente concentrarse en el proceso. Luego, a medida que avanzas por los pasos, ten en cuenta lo que funciona y re-evalúa lo que no funciona.

SOBRE EL AUTOR

Gwen Moran escribe sobre negocios, dinero y otros temas para publicaciones y sitios web líderes. Fue nombrada Campeona Top 100 de los Premios de Influenciadores de Pequeñas Empresas en 2015, 2014 y 2012 y es coautora de The Complete Idiot's Guide to Business Plans (Alpha, 2010) y varios otros libros.