Si alguna vez has dirigido una reunión , probablemente te haya sucedido esto:  terminas y preguntas a tu equipo si tienen alguna pregunta o algo que agregar. Esperas mientras tu equipo está en silencio. Después de un minuto, puedes sentirte tentado de pensar que has hecho un trabajo tan increíble todos entendieron perfectamente y están en la misma página. En realidad, casi nunca es el caso.

Esto es un problema porque la mayoría de las veces tu equipo no dice nada, pero eso no significa que no tengan nada que decir. Muy posiblemente, una de estas cuatro cosas están ocurriendo, y es debes abordarlas de frente si quieres alguna vez recibir comentarios honestos.

Creen que ya lo has decidido todo

Esta es la razón más simple por la que las personas no dicen nada en tus reuniones. A menudo, tu equipo simplemente piensa que ya has tomado una decisión y solamente les estás comunicando lo que está sucediendo, con o sin su aporte. En ese caso, piensan, ¿cuál sería el punto de opinar? Debes de comunicarles claramente y hacerles sentir que valoras los comentarios de todos y que realmente los esperas.

No les importa

Esto es lamentable, pero a veces es el caso. A menudo es porque hay algún tipo de desconexión entre los miembros de tu equipo, su rol y el propósito de la reunión. Cuando las personas no ven cómo algo se conecta directamente con su trabajo, les resulta difícil procesarlo de manera significativa. Cuando eso sucede, se cierran a participar. Lo último que van a hacer es hablar o hacer preguntas, porque, sinceramente, solo quieren que termine la reunión para poder pasar a algo más importante (en su opinión).

Por cierto, cuando esto sucede, generalmente no es culpa de ellos. Claro, a veces es porque alguien no comparte la misión del negocio u organización, y cuando ese es el caso, tienes un problema más serio. Sin embargo, a menudo, simplemente no ven porqué es relevante para ellos o su trabajo, por lo que simplemente no les importa.

Es tu trabajo, como líder, hacer que se preocupen articulando la visión y cómo les afecta personalmente.

No entienden

Pensarías que si tu equipo está confundido o no entiende algo, hablarían. Excepto que no.

Nadie quiere hablar cuando no entienden porque asumen que todos los demás lo hicieron y no quieren parecer tontos. Especialmente cuando el jefe está hablando. Aquí está la cosa: si una persona no entiende, tú no has hecho tu trabajo como líder efectivo. Debes estar consciente de ello, porque si no lo sabes, no puedes mejorar.

Tu trabajo es crear un espacio seguro en donde esté bien no entender y hacer preguntas. Cuando eso sucede, es mucho más probable que tu equipo participe, de su opinión honesta y ayude a tomar una mejor decisión.

Piensan que son los únicos que se sienten así

Finalmente, el pensamiento que impera en muchas reuniones es "soy el único que se siente así". Incluso cuando la gente siente que algo está realmente mal, o que hay un gran problema que el líder necesita saber, si ese alguien piensa que es el único que tiene esa sensación, hay pocas posibilidades de que diga algo.

Piensa que alguien más diría algo si también se sintiera de esta manera, pero como nadie habla, debe ser solo su manera de pensar. Por supuesto, el problema es que muchas veces, es posible que la mitad de tu equipo se sienta de esta manera, pero nadie habla.

Entonces, cuando dirijas una reunión, puedes decir algo así para motivar la participación: "Mira, realmente valoro tus comentarios porque es importante para el éxito de nuestro equipo. Ahora, hay una buena posibilidad de que muchos de ustedes piensen diferente sobre qué lo hemos discutido, pero dudan en compartirlo porque cree que podrían ser el único. Les puedo asegurar que no, pero incluso si lo fuera, aún valoraría su opinión y me gustaría escuchar lo que tiene. decir."

Dicho de la manera correcta, eso debería obtener una respuesta.


Lectura recomendada: 7 pasos para hacer que tus reuniones sean más productivas y significativas


Este artículo fue publicado en inglés por inc.com