Es común que en un certamen de belleza las participantes siempre pidan la Paz Mundial, es prácticamente la respuesta predefinida. Pero ¿y si se nos aparece un genio para concedernos un deseo? ¿Qué pediríamos?  Asumiendo que no pedimos riquezas y poder sino algo para "ayudar al mundo", resulta que es muy posible que termináramos dándole en "la torre".  Éstas son las cinco cosas que todo mundo desearía ocurrieran para solucionar los principales problemas del planeta, pero que serían contraproducentes.

5. Si todos ganan la lotería (o alguna variante de lo mismo), nadie sería rico y la economía se colapsaría


En la película Bruce Almighty, un Jim Carrey con "poderes divinos" temporales se aburrió y simplemente les contestó a todos con un "sí", concediéndoles todos sus deseos.  Darle a todos lo que quieren no es una movida inteligente, por sí mismas, las hordas y hordas de ganadores de lotería convertirían la sociedad en un caos.

"¿Qué pasaría si todos nos volviéramos ricos de repente?" Es una pregunta filosófica muy popular.  Lo que nos lleva a preguntarnos "si todos somos ricos... ¿Quién va a hacer todo el trabajo?" La respuesta es: "nosotros, porque todos seremos pobres debido a la hyper-inflación provocada cuando todos tienen grandes cantidades de dinero."

No soy un economista, pero tiene sentido. Si todos tuviéramos montones de dinero, los precios subirían dramaticamente, y antes de darnos cuenta estaríamos comprando Barritas Marinela de $150,000 dólares el paquetito.


4. Si eliminamos todas las enfermedades nos espera un planeta sobrepoblado y una sociedad distópica


A nadie le gustan las enfermedades, salvo a algunas personas raras o fetichistas. De modo que... ¿por qué no nos deshacemos de todas? Digamos que el Tony Stark de los químicos inventa una pequeña pastilla (sí, porque a nadie nos gustan las inyecciones) que erradica cualquier enfermedad. ¿Qué tanto dolor le ahorraría al mundo? Claro, eliminar enfermedades es algo bueno en general, lo preocupante es el incremento masivo de población. Actualmente hay siete billones de personas caminando sobre la Tierra, consumiendo sus recursos, y se estima que para el 2050 sean dos billones más. Y eso es ¡con todo y enfermedades!

Si las enfermedades sexuales no son un problema, muy posiblemente las personas se harían más promiscuas, tendrían mucho más sexo, y como no hay riesgo de Sida u otras enfermedades, muy posiblemente sin condón.  Los bebés estarían brotando por todos lados , además,  como no hay enfermedades que nos maten a temprana edad, el rango de mortandad sería mucho menor.

La única solución a este problema sería un régimen militar controlando cuántos hijos podemos tener, o una campaña masiva de esterilización - quizás desde el momento de nacer.


3. Deshacernos de todas las armas nos conduciría a una guerra civil

Es cierto, no podemos saber exactamente que pasaría si un día los gobiernos del mundo deciden que las armas son ilegales y no deben estar en poder de ningún civil.

Pero podemos asumir que las personas no van a querer entregarlas, así de fácil. Las pandillas y otras organizaciones criminales muy posiblemente terminarían uniéndose bajo el control de un líder que se ajuste a su mentalidad, para volverse más fuertes y poderse defender del gobierno.  Esto nos lleva a enfrentamientos entre militares y grupos criminales armados hasta los dientes.

La historia muestra que intentar quitarle a las personas algo que les gusta, aún sea malo, (principalmente si es malo) es un camino seguro a la violencia.


2. Dar de comer a todo el mundo sería inútil


Si alimentas una boca hambrienta hoy, ¿adivina qué? ¡mañana tendrá hambre de nuevo! No existe una solución a largo plazo si pensamos tipo "que los ricos le den de comer a los pobres". Esto es porque realmente el problema NO es el hambre, en realidad el problema de fondo es la pobreza.

Al igual que el hambre, la pobreza no puede solucionarse agarrando a Bill Gates de los tobillos y distribuyendo sus billones entre los países más necesitados. La clave radica en el viejo dicho de "no le des alguien un pescado", sino "enséñalo a pescar".

Otra causa importante de la hambruna mundial es la distribución de los recursos (comida). Todos hemos visto como restaurantes, hoteles y demás negocios tiran a la basura contenedores llenos de comida, nos contrariamos y decimos "por qué no la regalan a los pobres". ¿Sabes algo? Transportar comida es carísimo. Requiere transportes especiales refrigerados, permisos, centros de distribución, seguridad, etc. Esto sin tomar en cuenta que estarías volviendo dependientes a las personas, se acostumbrarían a dar el mínimo esfuerzo.  Y cuando ya no pudieras alimentarlas, ¿qué crees que va a pasar? Se levantarían en tu contra.


1. Vivir en un mundo perfecto sería una pesadilla

Es verdad que la perfección es imposible de alcanzar, pero supongamos que lo logramos. ¿De qué nos quejaríamos ahora? En un mundo perfecto, todas las cosas mencionadas en este artículo estarían solucionadas, y... todo lo demás.  ¿No apesta eso?

Además hay una cuestión interesante, un mundo perfecto ¿según quién? Si para la mayoría que disfrutamos un buen steak, en un mundo perfecto hay suficientes vacas apareciendo espontáneamente con el solo propósito de ser nuestro alimento... ¿qué van pensar los veganos? ¿O peor aún los hindúes? No va a ser tan perfecto para ellos. ¿Qué pensarán los homosexuales o lesbianas si en ese mundo perfecto el matrimonio entre personas del mismo sexo está prohibido? El punto es que es imposible tener una utopia en donde todos están contentos. Y ¿quién va a decidir que es lo mejor para todos? Lo más posibles es que fuera una minoría en el poder, muy "1984" ¿cierto?