Esta es la historia de una de las mujeres más famosas en el mundo del emprendimiento, quien llegó a ser comparada incluso con Steve Jobs. Quien fuera alabada por su inteligencia y su súbito éxito a pesar de su juventud. Y quien a pesar de ser reconocida como una de las líderes más brillantes de Forbes, se convirtió posteriormente en uno de los más escandalosos fraudes en Silicon Valley. Ella es Elizabeth Holmes.

Nacida en una familia adinerada en Washington, D.C., Holmes asistió a la escuela St. John en Houston. Durante la escuela secundaria, se interesó en la programación de computadoras y afirma que comenzó su primer negocio vendiendo compiladores de C ++ a universidades chinas. Sus padres le organizaron clases particulares de chino mandarín en casa y, a mitad de la escuela secundaria, Holmes comenzó a asistir al programa de verano de mandarín de la Universidad de Stanford. En 2002, Holmes asistió a Stanford, donde estudió ingeniería química y trabajó como estudiante investigadora y asistente de laboratorio en la Escuela de Ingeniería.

Al finalizar el primer año, Holmes trabajó en un laboratorio en el Instituto Genoma de Singapur y realizó pruebas de SARS mediante la recolección de muestras de sangre. Presentó su primera solicitud de patente sobre un parche de administración de medicamentos portátil en 2003. En marzo de 2004, abandonó la Escuela de Ingeniería de Stanford y utilizó el dinero de su matrícula como financiación inicial para una empresa de tecnología de atención médica para el consumidor.

Holmes fundó la empresa Real-Time Cures en Palo Alto, California, para "democratizar la atención médica". Holmes tenía mucho miedo a las agujas al momento de someterse a estudios de laboratorio, por lo que dice que esto la motivó a crear algún método donde se pudiera extraer sangre de una manera menos invasiva y con menos cantidad.

Holmes inicialmente le propuso esta idea a su profesora de medicina Phyllis Gardner en Stanford y Gardner le respondió: "No creo que su idea vaya a funcionar.". Otros profesores médicos expertos le dijeron a Holmes lo mismo. Sin embargo, Holmes no cedió y logró que su asesor y decano de la Escuela de Ingeniería, Channing Robertson, respaldara su idea.

En 2003, Holmes cambió el nombre de la empresa a Theranos (un acrónimo de "terapia" y "diagnóstico"). Robertson se convirtió en el primer miembro de la junta de la empresa y presentó a Holmes a los inversionistas.

Eizabeth era muy admiradora del fundador de Apple, Steve Jobs, y copiaba deliberadamente su estilo, vistiendo con frecuencia un suéter negro de cuello alto, como lo hacía él. Ella afirma que su madre la vestía con suéteres negros de cuello alto cuando era niña, pero en realidad un empleado le presentó los famosos suéteres de cuello alto Issey Miyake de Jobs en 2007. Aquí comenzaron a registrarse las primeras mentiras de Holmes.

Durante la mayoría de sus apariciones públicas, habló con una voz profunda de barítono, aunque un ex colega de Theranos afirmó más tarde que la escuchó usar la voz de una mujer típica de veintitantos para darle la bienvenida cuando llegó a la oficina. En una entrevista de 2005 con Moira Gunn, Holmes habló en una voz mucho más aguda que en apariciones posteriores. Su familia, por su parte, ha mantenido que su voz de barítono es auténtica. Sin embargo, cada vez son más los testigos que afirman que Elizabeth fingía la voz.

En diciembre de 2004, Holmes ya había recaudado 6 millones de dólares para financiar la empresa. A finales de 2010, Theranos tenía más de 92 millones de dólares en capital de riesgo. En julio de 2011, Holmes conoció al exsecretario de Estado George Shultz. Después de una reunión de dos horas, el funcionario se unió a la junta directiva de Theranos. Holmes fue reconocida por formar "la junta más ilustre en la historia corporativa de Estados Unidos" durante esa época.

Elizabeth operó Theranos de manera discreta, sin comunicados de prensa ni un sitio web de la empresa hasta septiembre de 2013, cuando la empresa anunció una asociación con Walgreens para lanzar centros de recolección de muestras de sangre en las tiendas. La atención de los medios aumentó en 2014, cuando Holmes apareció en las portadas de Fortune, Forbes, T: The New York Times Style Magazine e Inc.

Forbes reconoció a Holmes como la mujer multimillonaria más joven del mundo y la clasificó en el puesto 110 en la lista Forbes 400 en 2014. Theranos estaba valorada en 9 mil millones y había recaudado más de 400 millones en capital de riesgo. A fines de 2014, su nombre aparecía en 18 patentes estadounidenses y 66 patentes extranjeras. Durante 2015, Holmes estableció acuerdos con Cleveland Clinic, Capital BlueCross y AmeriHealth Caritas para utilizar la tecnología Theranos.

John Carreyrou de The Wall Street Journal inició una investigación secreta después de recibir una pista de un experto médico que pensaba que el dispositivo de análisis de sangre de Edison, creación de Elizabeth y Theranos parecía sospechoso. Carreyrou habló con ex-empleados y obtuvo documentos de la empresa. Cuando Holmes se enteró de la investigación, inició una campaña a través de su abogado David Boies para impedir que Carreyrou publicara, que incluía amenazas legales y financieras contra el periódico y los denunciantes.

En octubre de 2015, a pesar de las amenazas legales y las tácticas de Boies, Carreyrou publicó un "artículo escandaloso" que detallaba cómo el dispositivo Edison daba resultados inexactos y revelaba que la empresa había estado utilizando máquinas fabricadas por otras empresas. Para la mayoría de sus pruebas Carreyrou continuó exponiendo a Holmes en una serie de artículos y, en 2018, publicó un libro titulado Bad Blood: Secrets and Lies in a Sillicon Valley Startup, que detalla su investigación sobre Theranos.

Holmes negó todas las afirmaciones, calificó al periódico de "tabloide" y prometió que la empresa publicaría datos sobre la precisión de sus pruebas. Apareció en Mad Money de CNBC la misma noche que se publicó el artículo. Cramer dijo: "El artículo fue bastante brutal", a lo que Holmes respondió: "Esto es lo que sucede cuando trabajas para cambiar las cosas, primero piensan que estás loco, luego pelean contigo, y luego, de repente, cambias el mundo ".

En enero de 2016, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) enviaron una carta de advertencia a Theranos después de que una inspección de su laboratorio de Newark, California, descubrió irregularidades en la función, los procedimientos y el equipo del personal. Los inspectores de CMS propusieron una prohibición de dos años a Holmes de poseer u operar un laboratorio después de que la compañía no hubiera solucionado problemas en su laboratorio de California en marzo de 2016. En The Today Show, Holmes dijo que estaba "devastada por no haber detectado y solucionado estos problemas más rápido" y dijo que el laboratorio se reconstruiría con la ayuda de una nueva junta asesora científica y médica.

En julio de 2016, CMS prohibió oficialmente a Holmes poseer, operar o dirigir un servicio de análisis de sangre por un período de dos años. Theranos apeló esa decisión ante una junta de apelaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Poco después, Walgreens terminó su relación con Theranos y cerró sus centros de recolección de sangre en las tiendas. La FDA también ordenó a la empresa que dejara de usar su dispositivo Capillary Tube Nanotainer, uno de sus inventos principales.

En 2017, el estado de Arizona presentó una demanda contra Theranos, alegando que la compañía había vendido 1,5 millones de análisis de sangre a los ciudadanos, mientras ocultaba o tergiversaba hechos importantes sobre esos análisis. En abril de 2017, la compañía resolvió la demanda al acordar reembolsar el costo de las pruebas a los consumidores y pagar $ 225,000 en multas civiles y honorarios de abogados, por un total de $ 4.65 millones. Otras acciones en curso informadas incluyen investigaciones civiles y penales de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. Y la Oficina del Fiscal de EE. UU. Para el Distrito Norte de California, una investigación no especificada del FBI y dos demandas colectivas por fraude. Holmes negó haber actuado mal.

El 16 de mayo de 2017, aproximadamente el 99 por ciento de los accionistas de Theranos llegaron a un acuerdo con la empresa para desestimar todos los litigios actuales y potenciales a cambio de acciones preferentes. Holmes liberó una parte de su capital social para compensar cualquier dilución del valor de las acciones a los accionistas no participantes.

En su apogeo en 2015, Theranos tenía más de 800 empleados. Despidió a 340 empleados en octubre de 2016 y a 155 empleados más en enero de 2017. En abril de 2018, Theranos presentó un aviso de la Ley WARN ante el estado de California, anunciando sus planes de despedir permanentemente a 105 empleados, dejando la empresa con menos de dos docenas de empleados. La mayoría fueron despedidos en agosto de 2018. El 5 de septiembre de 2018, la empresa anunció que había comenzado el proceso de disolución formal y que el efectivo y los activos restantes se distribuirían a sus acreedores.

El 15 de junio de 2018, luego de una investigación de la Fiscalía de los Estados Unidos en San Francisco que duró más de dos años, un gran jurado federal acusó formalmente a Holmes y al ex director de operaciones y presidente de Theranos, Ramesh "Sunny" Balwani, por nueve cargos de fraude y dos cargos de conspiración para cometer fraude electrónico. Ambos se declararon inocentes.

Los fiscales alegan que Holmes y Balwani participaron en dos esquemas criminales, uno para defraudar a los inversores y el otro para defraudar a médicos y pacientes. Después de que se emitió la acusación, Holmes dimitió como director ejecutivo de Theranos, pero siguió siendo presidente de la junta.

El caso es U.S. v. Holmes, 18-cr-00258, Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de California y está programado para comenzar el 27 de octubre de 2020. Podrían enfrentar hasta 20 años de prisión si son declarados culpables. El juicio fue aplazado hasta el 2021 debido a la pandemia del coronavirus.

En junio de 2019, Bloomberg News informó que Holmes y Balwani estaban investigando una posible estrategia de defensa para culpar a los medios de comunicación por la caída de Theranos y para comprobar que los informes del periodista John Carreyrou causaron una influencia indebida en las agencias reguladoras del gobierno, todo por escribir una historia sensacionalista para The Wall Street.

En octubre de 2019, The Mercury News informó que Cooley LLP, el equipo legal de Holmes en un caso civil de acción colectiva, solicitó que la corte les permitiera dejar de representarla, afirmando que ella no les había pagado en un año por los servicios, y que "Dada la situación financiera actual de la Sra. Holmes, Cooley no tiene ninguna expectativa de que la Sra. Holmes alguna vez le pague por sus servicios como su abogado". En noviembre de 2019, The Recorder informó que el juez de distrito principal H. Russel Holland, que supervisaba el caso civil, indicó que permitiría que Cooley se retirara.

En febrero de 2020, la defensa de Holmes solicitó a un tribunal federal que retirara todos los cargos contra ella y su coacusado Balwani. Un juez federal examinó los cargos y dictaminó que algunos cargos debían retirarse: dado que las compañías de seguros médicos pagaron los análisis de sangre de Theranos, los pacientes no fueron privados de dinero o propiedad. Por tanto, a los fiscales no se les permitiría argumentar que los médicos y los pacientes son víctimas de fraude. Sin embargo, el juez mantuvo los 11 cargos de fraude electrónico.

Antes del colapso de Theranos, Holmes recibió un gran reconocimiento. En 2015, fue nombrada miembro de la Junta de Becarios de la Facultad de Medicina de Harvard y fue nombrada una de las personas más influyentes del mundo por la revista TIME. Holmes recibió el premio Under 30 Doers Award de Forbes y se ubicó en su lista de 2015 de las mujeres más poderosas. También fue nombrada Mujer del Año por Glamour y recibió un Doctorado Honorario en Letras Humanas de la Universidad de Pepperdine. Holmes recibió el premio Horatio Alger 2015, lo que la convierte en la receptora más joven de su historia. Anteriormente, había sido nombrada la persona de negocios del año de Fortune y figuraba en su lista 40 Under 40.

Después de varias investigaciones periodísticas y penales y juicios civiles, en relación con las prácticas comerciales de Theranos, la Comisión de Bolsa y Valores la acusó de "fraude masivo". En 2016, Fortune nombró a Holmes como uno de los líderes más decepcionantes del mundo.

Antes del acuerdo de marzo de 2018, Holmes tenía una participación accionaria del 50% en Theranos. Forbes la incluyó como una de las mujeres más ricas en 2015 con un patrimonio neto de $ 4.5 mil millones. En junio de 2016, Forbes publicó una valoración actualizada de 800 millones de dólares para Theranos, lo que hizo que la participación de Holmes fuera prácticamente inútil, porque otros inversores poseían acciones preferentes y se habrían pagado antes que Holmes, que solo poseía acciones ordinarias. Según los informes, Holmes tenía una deuda de 25 millones de dólares con Theranos. No recibió ningún efectivo de la empresa a partir del acuerdo, ni vendió ninguna de sus acciones, incluidas las asociadas con la deuda.

Holmes tuvo una relación sentimental con el empresario tecnológico Ramesh "Sunny" Balwani, un hindú nacido en Pakistán que emigró a la India y luego a Estados Unidos. Lo conoció en 2002 a los 18 años, cuando aún estaba en la escuela; él era 19 años mayor que ella y estaba casado con otra mujer en ese momento. Balwani se divorció de su esposa en 2002 y se involucró románticamente con Holmes en 2003, casi al mismo tiempo que Holmes abandonó la universidad y la pareja se mudó a un apartamento alrededor de 2005.

Aunque Balwani no se unió oficialmente a la compañía hasta 2009, como director de operaciones, estuvo asesorando a Holmes entre bastidores antes de esa fecha. Blawani dejó Theranos en 2016 a raíz de las investigaciones. Las circunstancias de su partida no están claras; Holmes afirma que ella lo despidió, pero Balwani afirma que se fue por su propia voluntad.

A principios de 2019, Holmes se comprometió con William "Billy" Evans, un heredero de 27 años del Evans Hotel Group. A mediados de 2019, Holmes y Evans se casaron en una ceremonia privada. La pareja vive actualmente en San Francisco.

En mayo de 2018, el autor John Carreyrou publicó su libro Bad Blood: Secrets and Lies in a Silicon Valley Startup con gran éxito. Se está desarrollando una película basada en el libro, con Jennifer Lawrence en el papel de Holmes y Adam McKay como guionista y director.

En enero de 2019, ABC News, Nightline y Rebecca Jarvis lanzaron un podcast y un documental sobre la historia de Holmes llamado The Dropout. Incluye entrevistas y cintas de declaraciones de figuras clave como Elizabeth Holmes; Sunny Balwani; Christian Holmes (hermano de Elizabeth); Tyler Shultz (denunciante de Theranos y nieto del miembro de la junta George Shultz); Los miembros de la junta de Theranos Bill Frist, Gary Roughead, Robert Kovacevich; y otros. También hay una entrevista con Jeff Coopersmith, el abogado que representa a Balwani.

El 18 de marzo de 2019, HBO estrenó el documental The Inventor: Out for Blood in Silicon Valley, un documental de dos horas que se mostró por primera vez en el Festival de Cine de Sundance el 24 de enero de 2019. Retrata las afirmaciones y promesas hechas por Holmes en el últimos años de Theranos y cómo finalmente la empresa fue derribada por el peso de muchas falsedades. El documental termina en 2018, con Holmes y Balwani acusados ​​de múltiples delitos.

Definitivamente la historia de Holmes puede analizarse desde diferentes aristas. Elizabeth evidentemente afectada por algún trastorno de personalidad y cegada por la ambición logró desde muy joven utilizar sus habilidades sociales e intelectuales para hacerse millonaria y reconocida a costa de todo, incluso de la salud de las personas. Un punto ético y moral a tratar de lo que significa el emprendimiento y hasta dónde debe buscarse el beneficio personal, y hasta dónde la ayuda a la comunidad.