¿Estás leyendo esto en un dispositivo portátil? Hay muchas posibilidades de que sí. Ahora imagina cómo te verías si ese dispositivo desapareciera de repente.

¿Solitario? ¿Un poco loco? ¿Quizás al lado de una persona ignorada? A medida que nos atraen cada vez más las pantallas que llevamos, incluso en compañía de amigos y familiares, la pose encorvada del teléfono absorbido parece cada vez más normal.

El fotógrafo estadounidense Eric Pickersgill ha creado "Removed", una serie de fotos para recordarnos lo extraña que es esa pose.

En cada retrato, los dispositivos electrónicos han sido eliminados antes de que se tomara la foto, de las personas que los habían estado usando, para que las personas miren sus manos, o el espacio vacío entre sus manos, a menudo ignorando hermosos alrededores u oportunidades para la conexión humana.

Los resultados son un poco tristes y espeluznantes, y un recordatorio, tal vez, de guardar nuestros teléfonos de cuando en cuando.

Fotos cortesía de Eric Pickersgill