Desde su creación en 2010, Instagram ha ayudado a cambiar el panorama de la industria fotográfica. Pero los cambios recientes no han sido buenas noticias para algunos.

Instagram es una de las plataformas más útiles en el mundo de la fotografía. No solo ahora, sino siempre. Algunos lo aman y otros lo odian. Pero tan polarizante como es, sigue siendo uno de los sitios más populares para compartir fotos. Los cambios recientes han llevado a la aplicación a capturar la atención de los medios, ya que se tomó la decisión de ocultar cuántos me gusta recibe una foto . Muchos dan la bienvenida al movimiento; pero es una idea terrible.

¿Qué ha cambiado?

Todo comenzó en Canadá. Hace dos meses, Instagram jugo con la idea de ocultar la cantidad de me gusta que recibe una publicación. Por lo tanto, las personas que siguen la cuenta ya no pueden ver el nivel de interacción que obtiene una foto al observar la cantidad de personas a las que les gustó. Desde el inicio del lanzamiento, Instagram lo ha introducido en los siguientes países, con la visión de que eventualmente habrá un lanzamiento global.

Los partidarios del movimiento dicen que regresará a lo básico: una plataforma para subir buenas fotografías, no para la fama. También sugirieron que proporcionará un buen descanso de "salud mental" para aquellos que se vuelven demasiado dependientes emocional y mentalmente de la cantidad de interacción que recibe una publicación.

Veamos primero el primer punto. La opción de usar la plataforma para una buena fotografía siempre ha estado ahí. Desde el inicio, hemos tenido un control total sobre a quién seguimos y qué estilo y calidad de fotografía vemos. Claro, los anuncios no deseados aparecen, pero estos no desaparecerán debido al nuevo enfoque de los me gusta. Por lo tanto, si una persona siente que ve imágenes de baja calidad en su feed, debe dejar de seguir la cuenta. Luego está el argumento de la cantidad sobre la calidad. Muchos creen que algunas cuentas tienen éxito porque las personas piensan que deberían gustarles. Eso no es nada nuevo. Algunas personas son ovejas y otras no; independientemente de la plataforma, eso nunca cambiará. Y algunas de las cuentas más populares merecen la atención que reciben.

"La persona común está celebrando esto y no debería"

Para el último punto, bueno, este cambio no respalda los problemas de salud mental relacionados con las redes sociales. Mientras que otros no pueden ver la cantidad de Me gusta, el propietario de la cuenta aún puede verlo. Entonces, si hay un problema de dependencia, esto no lo resolverá. Más aún, no es responsabilidad de Instagram cuidarnos. Nos ofrecen un producto, y es nuestra elección si ese producto es adecuado para nosotros o no. Si bien simpatizamos con las consecuencias fisiológicas que traen las redes sociales, creemos firmemente que es nuestra responsabilidad afrontarlas y superarlas.

Deja de odiar a los influyentes

El odio por los influencers de Instagram ha crecido y crecido con los años. Si lees algún artículo que informa la trágica muerte de uno, ve a los comentarios y pronto comprenderás el nivel de odio que la gente siente por ellos. Ven esta decisión de Instagram como otro cuchillo clavado en la espalda de estos chicos y chicas que se han convertido en sinónimo de popularidad social. Pero no hay que olvidar que:

"Cada acción que toma Instagram se relaciona con el dinero; es un negocio después de todo "

Si una marca quiere que su producto sea ampliamente visto, se acerca a las cuentas populares de Instagram y le pagan al propietario porque muestre el producto entre sus seguidores. Por lo tanto, entre más interacción tenga en sus publicaciones, más probable es que se acerquen a ellos con una propuesta comercial. Ocultar los Me gusta hace que este enfoque sea problemático y puede dar como resultado que los usuarios pierdan oportunidades de obtener ingresos. La persona común está celebrando esto, y es lo peor que hay.

Recordemos por un momento: los influencers no son de otro planeta. Son personas, como tú y yo. Aprovecharon lo que ofrece Instagram y pueden ganarse la vida al hacerlo. ¡Esto es algo que deberíamos estar celebrando! Los influencers no son solo esos chicos "mamados" y las chicas de 'enseña tu trasero lo más que peudas', muchos son fotógrafos, comentaristas sociales, organizaciones benéficas y muchos otros campos intermedios. ¿Merecen que también se arruine su negocio? ¿Alguien lo merece?

Instagram no se preocupa por ti

Cada acción que toma Instagram se relaciona con el dinero, es un negocio después de todo. Por lo tanto, esta decisión no es por la salud social ni por el bien del contenido fotográfico. Es una decisión financiera, y no sorprendería si pronto vemos a Instagram presionando a los usuarios para que paguen a cambio de poder mostrar sus Me gusta, o que solo puedan mostrar los Me gusta en contenido pagado y patrocinado. Nuevamente, las grandes corporaciones se llevan la victoria y la persona común como usted y yo tenemos que encontrar nuevas formas de obtener un flujo de ingresos.

Nadie debería estar celebrando esto.


Este artículo fue publicado en inglés por the Phoblographer