¿Cómo pueden las personas ser más creativas en su vida cotidiana? apareció originalmente en Quora. Escrito por Christina Wallace, autora de "New to Big, "VP Growth", "Bionic", entre otros títulos.

Creo que la creatividad es un músculo, no una habilidad. Es decir, te vuelves más creativo al desarrollar el hábito de buscar ser creativo. No es algo que eres o no eres. No es como una tonalidad de piel o una nacionalidad. Es algo adquirible.

Todos fuimos creativos cuando éramos niños: inventamos amigos, escribimos historias, dibujamos monstruos, flores y familias en cualquier superficie que pudiéramos encontrar, y muchos de nosotros que crecimos en los años 80 y 90 aprendimos a entretenernos durante horas en viajes por carretera o en esos sábados flojos antes de que los smartphones y otras tecnologías llegaran para distraernos.

Sin embargo, a medida que crecimos y comenzamos a enfocar nuestro tiempo y atención en una carrera, gran parte de esa creatividad cayó a un lado. A menos que elijamos carreras en las artes (y lo defino en términos generales: narración de historias, diseño, actuación, etc.) probablemente no podremos ejercitar este músculo a diario.

Entonces, la respuesta simplista es construir una práctica diaria de creatividad en tu vida. Eso puede parecer muchas cosas diferentes. Quizás comiences todas las mañanas escribiendo 3 páginas sobre lo que se te ocurra (lo mejor es hacerlo a mano, en un cuaderno, en lugar de escribir en una pantalla). Esta es una práctica llamada "páginas matutinas" que Julia Cameron hizo popular en un fantástico libro llamado The Artist's Way . (Es básicamente un canon para cualquiera que se considere creativo).

Por supuesto, si escribir no es tu onda, hay otras opciones. Vete tu solo a recorre un museo o galería una vez por semana con un cuaderno de bocetos y dibuja lo que ves. O ten algo a mano para dibujar para que, en lugar de tontear sin sentido por las redes sociales cuando tu amigo llegue tarde, puedas dibujar al extraño sentado en la mesa frente a ti.

Leer ficción larga (también conocida como libros 🤣) es una forma de contrarrestar ese flujo de miles de micro-mensajes en redes sociales. Puedes también crear un podcast o un blog, para conectar con otras personas creativas.

Hablando de eso, tener a quien rendirle cuentas es la forma más fácil de mantener una práctica creativa. Contar con un compañero que revise lo que escribes - por ejemplo - todos los domingos por la noche es una increíble técnica para forzarnos a tener tiempo para escribir, ¡no queremos quedar mal!

Compartir diseños en progreso con alguien en cuya opinión confías te ayuda a sacar las cosas de tu cabeza y ponerlas en papel. El desafío para probablemente todos nosotros es que el primer borrador de cualquier cosa es solo una aproximación cruda de lo que está en nuestras cabezas y puede ser difícil verlo cuando estamos acostumbrados a ser buenos en lo que sea que hacemos. Pero ese es el proceso creativo. Y cuanto más lo practiques, más fuerte será el músculo. ¡Buena suerte!