Tech

Más allá de la línea de meta

w1-2

Simon Wheatcroft, de 35 años, es un ciego que corrió el maratón de Nueva York sin guía, sólo con la ayuda de sensores. Imagínese levantarse de su escritorio o del sofá, cerrar los ojos y caminar hasta el otro extremo de la habitación o cruzar la calle en el tráfico del mediodía. La mayoría de la gente no tendría la audacia de hacer eso sin orientación o ayuda.

Mientras tanto, Wheatcroft ha corrido los maratones de Nueva York y Boston - quizás lo más impresionante - corrió en solitario junto a las carreteras curvas y calles de su pequeño rincón de la Inglaterra rural, a veces junto tráfico en sentido contrario, todo ello sin ver realmente dónde iba. Para guiarse utiliza la sensación suave de la pintura debajo de su suela y así evitar pisar la carretera.

w2

En los meses previos al Maratón de Nueva York, Wheatcroft entrenó a lo largo de esos caminos con renovada intensidad. A pesar de que ha terminado un sin número de carreras e incluso ultramaratones, considera el Maratón de Nueva York el evento más importante de su tipo. Ha completado la carrera dos veces antes, pero este año lleva otro reto. Gracias a la tecnología de una startup, con sede en Brooklyn, llamado WearWorks y su prototipo de dispositivo de navegación portátil, Wheatcroft aspira a ser el primer corredor ciego en completar la carrera sin ayuda.

La mayor parte de la tecnología que Wheatcroft ha utilizado hasta la fecha se basa en las señales de audio. Pero el audio es una forma de constricción de la comunicación. Imagine una interfaz de Siri o Alexa describiendo todos los objetos en su campo de visión, considere la sobrecarga cognitiva que crearía en una calle ruidosa ya llena de obstáculos.

“Cuando camino por la calle de mi casa, al oír que hay un arbusto o un poste de luz realmente no me ayuda”, dice Wheatcroft. “Sólo ayuda a evitarle.”

w3

Buscando una mejor solución Wheatcroft se encontró con la empresa WearWorks de Nueva York que combinan sensores con su banda especial llamada el Wayband. La tecnología central detrás de la Wayband es relativamente simple: los usuarios conectan via Bluetooth el Wayband con su teléfono y utiliza el GPS para crear y asignar una ruta. El camino está rodeado por un cerco virtual y cada vez que un usuario pisa en la dirección equivocada o se acerca a un objeto u obstáculo asignada, la banda zumba en una especie de código Morse. Cuatro golpes rápidos en la pulsera señalan un giro a la izquierda, por ejemplo. Mientras que dos golpes largos señalar un giro a la derecha. “Mantenerlo funcional y simple”, dice Yoo cofundador de WearWorks.

Un dia antes del evento, le dieron los últimos toques e hicieron pruebas. Minutos antes de inicar Wheatcroft se encontraba extremadamente nervioso, y a las 9:57 se escuchó el disparo de inicio. Los guías de Wheatcroft se mantenían a 4 metros de distancia. Alrededor de la milla 15 , la funcionalidad de los sensores empezó a fallar. Wheatcroft terminó el maratón a las 3:25 pm, cinco horas 17 minutos despues de salida. Ahora bien, la tecnología que está en su versión BETA falló, pero no Wheatcroft. El correr un maratón no es nada sencillo, pero si una persona ciega lo hizo, ¿qué nos detiene?

w4

Author image

About SoltekOnline