Nikola Tesla es recordado como un gran inventor y un artista extravagante. Pero ¿había sustancia para su genio?

En una escena de la comedia estadounidense The Big Bang Theory , Sheldon Cooper y su novia Amy están jugando a "¿Quién soy yo?" Cuando Amy ofrece la pista "El Sheldon Cooper de un hombre pobre", Sheldon adivina de inmediato: "Oh, Tesla". El episodio juega con la admiración de Sheldon por Nikola Tesla.

Es un recordatorio de lo que Tesla significa hoy en día. Cuando Elon Musk llamó a su automóvil eléctrico el Tesla, se estaba aprovechando la historia. Nos imaginamos a Tesla como el hombre que inventó nuestro futuro. Ese genio olvidado cuyos inventos facilitaron el mundo moderno. Cuando cohete de SpaceX lanzó un Tesla roadster al espacio en una trayectoria que lo llevaría más allá de la órbita de Marte, fue un intento de formar parte del futuro que Nikola Tesla prometió hace un siglo.

A pesar de la descripción persistente del hombre como un visionario olvidado, Tesla en realidad juega un papel muy importante en la cultura moderna. Se le presenta como un hombre adelantado a su propio tiempo. Inventó el sistema de corriente alterna de distribución eléctrica; estaba por delante de Marconi en la transmisión de radio inalámbrica; Sus planes para la distribución gratuita de energía eléctrica habrían transformado el mundo, si los banqueros no le hubiera retirado su dinero.

Nikola Tesla es a menudo retratada como un visionario olvidado © Getty Images
Nikola Tesla es a menudo retratada como un visionario olvidado © Getty Images

Pero gran parte de lo que pensamos que sabemos sobre Tesla es una fantasía, y con frecuencia dice más sobre nosotros que sobre él. El propio Tesla ciertamente hizo mucho para promover varios de los mitos sobre él que aún prevalecen en la actualidad. Pero vale la pena preguntar, sin embargo, por qué el mito de Tesla fue tan convincente a fines del siglo XIX, y por qué conserva tanto de su poder para fascinarnos ahora.

Nacido en la medianoche del 9 de julio de 1856, con una tormenta eléctrica, según una leyenda familiar, en un pequeño pueblo en las fronteras orientales lejanas del imperio austríaco, las perspectivas de Tesla como inventor del futuro podrían no parecer demasiado prometedoras. Pero incluso en la pequeña ciudad de Gospić donde creció, los tentáculos del progreso tecnológico se estaban extendiendo.

Tesla descubrió su fascinación por la invención y las cosas eléctricas desde una edad muy temprana. Desarrolló sus primeros experimentos eléctricos en la escuela en Karlovac. Al estudiar en la Escuela Politécnica de Graz, se encontró con un Gramme dynamo por primera vez e inmediatamente (según sus memorias) comenzó a especular sobre cómo podría adaptarse para trabajar con corriente alterna. A pesar de que dejó el Politécnico antes de completar su título, Tesla adquirió una educación técnica en ingeniería eléctrica que lo volvió altamente empleable en las crecientes industrias de energía eléctrica. En 1882 estaba en París y trabajando para Thomas Edison.

La relación de Tesla con Edison se retrata a menudo como una de intensa rivalidad.

A principios de la década de 1880, las compañías de Edison se estaban expandiendo en Europa y buscaban a jóvenes como Tesla. Fue la promesa de trabajar para Edison lo que atrajo a Tesla a Estados Unidos, aunque al final solo estuvo empleado por Edison Machine Works en Nueva York durante unos meses antes de irse a instalarse solo. La relación de Tesla con Edison se retrata a menudo como una de intensa rivalidad.

La realidad es que, si bien Tesla aprendió mucho de Edison sobre la importancia del arte del espectáculo y la autopromoción para el negocio de la invención, tuvieron relativamente poco contacto una vez que dejó el trabajo con Edison. Sin duda, estaban en el lado opuesto de la batalla de los sistemas entre los promotores de los sistemas de corriente directa como Edison y los defensores de la corriente alterna. Pero esa batalla terminó en gran parte antes de que Tesla se convirtiera en una figura importante. El principal rival de Edison en esa batalla fue George Westinghouse.

Solo después de su conferencia en el Instituto Americano de Ingeniería Eléctrica en 1888, Tesla comenzó a hacerse un nombre por sí mismo. Allí introdujo los motores de corriente alterna en los que había estado trabajando durante varios años. Su desempeño fue lo suficientemente impresionante como para que Westinghouse comprara sus patentes y le ofreciera un trabajo para mejorar aún más los motores.

Pero fue otra conferencia en el Columbia College de Nueva York en 1891, seguida de conferencias triunfantes en Londres y París, lo que realmente hizo a Tesla famoso. En esas conferencias, mostró sus esquemas de iluminación inalámbrica, utilizando su transformador oscilante recién inventado (la bobina de Tesla). Informes de las extravagantes actuaciones en las que Tesla caminó por el escenario con tubos de luces brillantes en cada mano, capturaron la imaginación popular. Lo convirtieron en una figura pública. Imprimir historias sobre Tesla y sus invenciones era una buena manera de vender periódicos, y Tesla aceptó con gusto la adulación.

Tesla entendió el valor del espectáculo y la performance © Getty Images
Tesla entendió el valor del espectáculo © Getty Images

La década de 1890 fue el apogeo de la carrera de Tesla. Puede que realmente no haya tenido mucho que ver con los ambiciosos planes para generar energía hidroeléctrica en las cataratas del Niágara, pero eso no impidió que los periódicos hicieran la historia sobre él. Él era el hombre del futuro. Cuando Westinghouse ganó el contrato para suministrar electricidad a la Exposición Colombina en Chicago en 1893, fue en gran parte por su asosiación con Tesla. Incluso tuvo su propia exposición en el Edificio Eléctrico.

Cuando Marconi anunció su invento de la telegrafía inalámbrica (radio), Tesla dijo a los periódicos que nunca funcionaría y que, en cualquier caso, él mismo podría hacerlo todo mejor. De hecho, Tesla tenía planes muy ambiciosos para la transmisión inalámbrica de energía eléctrica. Para desarrollar esas ideas, construyó su estación de pruebas en Colorado Springs en 1899. Al final del año regresó a Nueva York convencido de que sus descubrimientos allí transformarían el futuro.

Con $ 150,000 de inversión de JP Morgan en el banco, Tesla hizo realidad los sueños de Colorado Springs. El resultado fue un complejo de laboratorios construido en Wardenclyffe en Long Island, con una torre de 57 metros de altura. El plan era demostrar cómo se podía transmitir energía eléctrica en grandes cantidades a través de la Tierra. Los lugareños contaron a los periódicos los misteriosos ruidos y los relámpagos generados en la planta.

Torre Tesla en Wardenclyffe

Pero pronto comenzó a ser claro, incluso para los partidarios más ardientes de Tesla en la prensa, que en Wardenclyffe había menos cosas de las que parecía. A medida que las promesas de Tesla para el futuro se volvieron más extravagantes, se hizo más claro que no se estaban cumpliendo. En Wardenclyffe se terminó destruyendo la torre y reclamando el edificio para pagar las deudas de Tesla en el opulento hotel Waldorf Astoria (nada perdido el hombre). Tesla pasó el resto de su vida explicando qué se podría haber logrado si tan solo hubiera recibido más dinero para financiar sus planes.

Entonces, ¿Tesla era un genio o un charlatán?

La respuesta, por supuesto, es que era un poco de ambos. Sus contribuciones al desarrollo de la tecnología de corriente alterna, y su motor polifásico en particular, fueron importantísimas.

Pero Tesla también comprendió muy bien que el espectáculo, la actuación y la visión eran de gran importancia para los inventores. En el proceso, Tesla y sus partidarios en la prensa ayudaron a crear una imagen muy particular del inventor: el salvador extravagante como salido de otro mundo y el salvador de nuestro futuro. Es la persistencia de esa imagen en la cultura contemporánea, la creencia de que los inventores son individuos singulares y notables, lo que explica la atracción y fascinación que sentimos hacia Tesla. Él representa esa imagen seductora de cómo se construye el futuro.


Este artículo apareció en inglés en sciencefocus.com