La mayoría de personas al sumergirse por primera vez en la vida emprendedora tienen un trabajo de tiempo completo, una familia, amigos y una pareja. No es posible crear un equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y realmente eso no existe.

En lugar de construir una vida en donde necesites escapar o equilibrar tu trabajo, construye una vida en donde todos los días, independientemente de si estás trabajando o no, sea algo de lo que nunca quieras escapar. Trabaja para crear una armonía de vida, no un equilibrio entre la vida laboral y personal.

Aquí hay tres cambios que puedes hacer para crear una vida armoniosa que no requiere equilibrio.

1. Darse cuenta de que el dolor es inevitable

Muchas personas buscan el equilibrio trabajo-vida como un medio para evitar o disminuir la incomodidad o el dolor de sus vidas. Pero, ya sea que ames tu trabajo, sientas que está controlando tu vida u odies entrar a la oficina todos los días, habrá algún tipo de dolor relacionado con él.

La clave es asegurarnos de que es el tipo de dolor asociado con el crecimiento. Quieres los dolores de crecimiento, no los dolores de sufrimiento. Una de las mejores formas de gestionar esto es no luchar contra lo que se te presente. Toma la decisión de ver este dolor no como un impacto negativo en tu "vida" sino como una oportunidad de aprendizaje.

Cuando puedes reducir este dolor asociado con el trabajo, puedes controlarlo y permitir que se acelere tu crecimiento personal.

2. Permite que el péndulo se balancee y disfruta el viaje

Ser emprendedor significa que habrá días, tal vez incluso meses, donde todo lo que hagas es trabajar. La clave aquí es reconocer que esto no es para siempre. Llegará un momento en que el péndulo oscilará solo  y podrás tomar días sin trabajar en absoluto. Cuando sabes esto, es posible ver los días de trabajo como un desafío para seguir de frente y perseguir con entusiasmo.

Ve tu vida como estaciones, donde a veces llueve el trabajo, a veces nieva a la familia y a veces sale el sol y puede acostarte en una playa en reflexión y relajación. No puedes tener los tres climas el mismo día, y cuanto antes te des cuenta de esto, más rápido crearás la armonía en cada uno de tus días.

3. Tenga claridad sobre sus prioridades

La multitarea no es  ̶c̶o̶m̶p̶l̶e̶t̶a̶m̶e̶n̶t̶e̶ ̶  para nada posible. Puedes intentar hacer malabarismos con dos, tal vez tres cosas al mismo tiempo, pero en última instancia, todas se caerán o no podrás avanzar significativamente en ninguna. Para asegurarte de que tu vida no se caiga, establece prioridades.

Es difícil, pero debes elegir los momentos en que una relación debe tener prioridad sobre tu negocio, y viceversa. Llegarán momentos en los que tendrás que alejarte de la oficina para apoyar a tu pareja, un familiar o un amigo. También habrá momentos en los que necesites poner tu negocio antes que cualquier otra cosa.

Lo importante es saber cuáles son las prioridades generales de tu vida y trabajar para encontrar la armonía y mantener las prioridades correctas. Al principio descubrirás que comunicar esta priorización es clave para crear armonía en tus relaciones y en tu negocio.

La lucha está garantizada, el éxito no. Necesitas amar lo que haces todos los días, en el trabajo, en familia y contigo mismo.

Cuando creas una vida de la que no quieres escapar, puedes vivir en armonía y nunca pensar dos veces en el equilibrio entre el trabajo y la vida.