¿Sabes por qué, cuando una computadora o cualquier otro dispositivo tecnológico funciona mal, hablamos de "bug"? Una historia divertida se esconde detrás del origen de esta palabra.

El bug es un error informático. Comúnmente el vocablo error está asociado a equivocarse, a algo que se hizo mal, es decir, el error es una consecuencia no deseada sobre algo, por eso se le considera que se actuó de modo erróneo. Sin embargo existe una gran diferencia cuando algo sale mal y esa otra forma de hablar del error cuando nos referimos a un dispositivo que no funciona correctamente.

Según la leyenda, el primer bug en la historia de la computadora data del 9 de septiembre de 1947 a las 3:45 pm. Se le atribuye al científico informático estadounidense Grace Hopper , miembro del equipo detrás de la primera computadora programable del mundo: la calculadora Mark 1 de la Universidad de Harvard . Habría descubierto una polilla, que al alojarse allí habría impedido que la computadora funcionara normalmente.

Así mismo,  recordemos que "bug" es un término en inglés, cuya traducción literal es insecto, aunque en el argot de la informática la palabra a desembocado a otros significados.

Según los lingüistas, el término "bug" habría sido utilizado desde 1889, por nada menos que Thomas Edison, a quien se debe en particular la invención de la bombilla y el telégrafo . La aparición de la palabra se puede ver en un artículo periodístico de la época, que informa que el Sr. Edison ha estado despierto las últimas dos noches para reparar un bug en su fonógrafo , una expresión que significa resolver una dificultad y alude a que un insecto se deslizó secretamente en el dispositivo causando todo el problema".

El término también aparece en los diarios y cartas de Edison ya en 1876 . Entonces, ¿cómo es qué éste ilustre inventor tuvo la idea de llamar a un "bug" de esta manera? Según algunos comentadores, esto podría estar relacionado con los insectos. Aquí está el camino de pensamiento que Thomas Edison habría tenido : cuando ocurre un "error", es de hecho la señal de que se ha producido una serie de fallos de funcionamiento . Un poco como, cuando ves una cucaracha, es el signo de la presencia de una colonia entera.

Más allá de la leyenda

Un "bug", se puede referir a dos situaciones. La primera, el programa (llámese Candy Crush, Soundcloud o Facebook) no se comporta según las intenciones del programador, de su creador. La segunda, las intenciones del informático no satisfacen las expectativas razonables del usuario.

Así que, mientras el programa haga todo lo que el informático intentó que hiciera, quiere decir que funciona correctamente. A veces lo que intentó hacer el programador es totalmente sorpresivo para el usuario y causa problemas, eso es un bug. Es decir, es un fallo no intencionado en el código de escritura de un programa.

Los bugs no se presentan solo en software, también puede haber errores en hardware. Es muy raro que un programador tenga intención de hacer explotar un ordenador, por lo que si el informático escribe un software y el ordenador colapsa, lo más más probable es que se haya tratado de un error físico en el PC. Este es un ejemplo exagerado, ya que los bug de hardware también pueden ocasionar consecuencias menos dramáticas.

Por otro lado, qué sucede cuando el programador escribe un software en un ordenador que no esté capacitado y este falla. En ese caso la situación no puede ser considerada como bug. Por ejemplo, el informático le dice al ordenador «bebe agua», pero la máquina no está diseñada para «beber agua», así que no puede realizar la acción. Eso no es un bug sino que los ingenieros deberían añadir esa función al ordenador.

Un bug en un software ocasiona que el programa colapse o que de errores. La mayoría de los bugs son fallos humanos. Un programa lleno de bugs es calificado como «buggy».

Algunos bugs pueden que no causen efectos severos en la funcionalidad del programa y puede pasar mucho tiempo sin ser detectado. Hay otra categoría de bugs que afecta a la seguridad. Este tipo de errores en el código, puede permitir que un usuario con malas intenciones pueda acceder a los controles de un programa y obtener privilegios sin autorización.

Entre los bugs más recientes de seguridad se encuentra el «Heartbleed». Este error estaba en el código de creación de la librería OpenSSL, una herramienta que usaban millones de páginas webs y miles de aplicaciones para encriptar los datos.

El año pasado, el la primera actualización del iOS 8 de Apple incorporó un bug que eliminaba la conexión a la red celular, es decir, no podían hacer llamadas o conectarse a través de datos y también dañaba el Touch ID de los iPhone 6 y iPhone 6 Plus.

En 1990 se encontró un bug en un software de AT&T en las máquinas 4ESS, que permitía activar los ordenadores a distancia. Causó el colapso de varios ordenadores.

En 1996 un cohete de Ariane 5, desarrollado por la Agencia Espacial Europea durante una década y en el que se invirtió siete mil millones de dólare, se destruyó a pocos segundos de su despegue debido a un bug en el software que cortó la comunicación de guía.