Dependiendo de a quién le preguntes, las blockchains son la innovación tecnológica más importante desde Internet o una solución en búsqueda de un problema.

El blockchain es una especie de "libro mayor" un registro descentralizado de todas las transacciónes detrás de la moneda digital bitcoin. Este libro (o registro) consiste en lotes vinculados de transacciones conocidas como bloques (de ahí el término blockchain), y se almacena una copia idéntica en cada una de las aproximadamente 60,000 computadoras que conforman la red bitcoin. Cada cambio en el libro se firma criptográficamente para demostrar que la persona que transfiere monedas virtuales es el propietario real de esas monedas. Pero nadie puede gastar sus monedas dos veces, porque una vez que se registra una transacción en el libro mayor, todos los nodos de la red lo sabrán.

La idea es realizar un seguimiento de cómo se gasta cada unidad de la moneda virtual y evitar cambios no autorizados en el libro mayor. El resultado: ningún usuario de bitcoin tiene que confiar en nadie más, porque nadie puede engañar al sistema.

Otras monedas digitales han imitado esta idea básica, a menudo tratando de resolver problemas percibidos con bitcoin mediante la construcción de nuevas criptomonedas en nuevas cadenas de bloques. Pero los defensores han aprovechado la idea de una base de datos descentralizada y criptográficamente segura para usos más allá de la moneda. Sus mayores impulsores creen que las cadenas de bloques no solo pueden reemplazar a los bancos centrales, sino que marcan el comienzo de una nueva era de servicios en línea que sería imposible censurar. Estas aplicaciones de la nueva era, dicen los defensores, serían más responsables ante los usuarios y estarían fuera del control de gigantes de Internet como Google y Facebook.

A menos, por supuesto, que Facebook se les adelante. En junio, Facebook anunció Libra, una nueva cadena de bloques que admitirá una moneda digital. A diferencia de los miles de anónimos que ejecutan nodos de Bitcoin, esta cadena estar;a controlada por una asociación compuesta por 100 empresas. Libra es sin duda un desafío para los bancos centrales, sobre todo porque es un sistema monetario controlado de forma privada que abarcará todo el mundo. Pero reemplazar al gobierno por corporaciones no es exactamente la revolución que los entusiastas imaginaron que la cadena de bloques traería. Hasta ahora, la comunidad de cifrado está dividida entre si Libra es algo bueno o no. Algunos ven el esfuerzo de Facebook como una corrupción de una tecnología diseñada para garantizar que no necesites confiar en los usuarios o en ninguna autoridad central. Otros lo celebran como el momento en que blockchain se generaliza.

Otros llamados blockchains "privados", como Libra, están creciendo en popularidad. Las grandes compañías de servicios financieros, incluidos JP Morgan y Depository Trust & Clearing Corporation, están experimentando con blockchains y tecnologías similares para mejorar la eficiencia del comercio de acciones y otros activos. Los comerciantes compran y venden acciones rápidamente utilizando la tecnología actual, por supuesto, pero el proceso detrás de escena de transferir la propiedad de esos activos puede llevar días. Algunos tecnólogos creen que las cadenas de bloques podrían ayudar con eso.

Las cadenas de bloques también tienen aplicaciones potenciales en el mundo relativamente aburrido de las obligaciones corporativas. Después de todo, almacenar registros en un libro de contabilidad inmutable es una forma bastante buena de asegurar a los auditores que esos registros no han sido alterados. Esto podría ser bueno para algo más que atrapar malversadores o evasores de impuestos. Walmart, por ejemplo, está utilizando una cadena de bloques desarrollada por IBM para rastrear su cadena de suministro, lo que podría ayudarlo a detectar la fuente de contaminantes alimenticios. Han surgido muchos otros experimentos: comicios electorales validados por la cadena de bloques; registros de propiedades o autos usados; bienes raíces;  streaming de contenido. La pregunta es, si una organización (por ejemplo, Walmart) tiene el control de los datos, ¿realmente necesita blockchain?

Es demasiado pronto para decir qué experimentos se mantendrán. Pero la idea de crear bases de datos a prueba de manipulaciones ha captado la atención de todos, desde anarquistas hasta banqueros.

¿Qué es Blockchain? La guía WIRED completa

La primera cadena de bloques

El software original de bitcoin se lanzó al público en enero de 2009. Era un software open source o de código abierto, lo que significa que cualquiera podría examinar el código y reutilizarlo. Y muchos lo han hecho. Al principio, los entusiastas de blockchain buscaban simplemente mejorar Bitcoin. Litecoin , otra moneda virtual basada en el software bitcoin, busca ofrecer transacciones más rápidas.

Uno de los primeros proyectos en reutilizar el código de bitcoin para usarlo en algo diferente al dinero virtual fue Namecoin , un sistema para registrar nombres con el dominio ".bit". El sistema tradicional de administración de nombres de dominio, el que ayuda a tu computadora a encontrar nuestro sitio web cuando escribes soltekonline.com, depende de una base de datos central, esencialmente una libreta de direcciones para Internet. Los activistas por la libertad de Internet llevan mucho tiempo preocupados porque este enfoque tradicional hace que la censura sea demasiado fácil, los gobiernos pueden confiscar un nombre de dominio al obligar a la empresa responsable de registrarlo a cambiar su registro en la base de datos central. El gobierno de EE. UU. Ha hecho esto varias veces para cerrar sitios acusados ​​de violar leyes de propiedad intelectual o plataformas de casinos en línea.

Namecoin intenta resolver este problema almacenando registros de dominio .bit en una cadena de bloques, lo que teóricamente hace imposible que cualquier persona sin la clave de cifrado cambie la información de registro. Para apoderarse de un nombre de dominio .bit, un gobierno tendría que encontrar a la persona responsable del sitio y obligarla a entregar la clave.

En 2013, una startup llamada Ethereum publicó un documento que describe una idea que prometía facilitar a los codificadores crear su propio software basado en blockchain sin tener que comenzar desde cero, sin depender del software original de bitcoin. En 2015, la compañía lanzó su plataforma para construir "contratos inteligentes", aplicaciones de software que pueden hacer cumplir un acuerdo sin intervención humana. Por ejemplo, podría crear un contrato inteligente para apostar por el clima de mañana. Usted y su socio de juego subirían el contrato a la red Ethereum y luego enviarían una pequeña moneda digital, que el software esencialmente mantendría en custodia. Al día siguiente, el software verificaría el clima y luego enviaría al ganador sus ganancias. Se han construido una serie de "mercados de predicción" en la plataforma.


Es difícil eliminar a los humanos de las transacciones, con o sin blockchain.

Mientras el software esté escrito correctamente, no hay necesidad de confiar en nadie en estas transacciones. Pero eso es una gran mentira. En 2016, un pirata informático se apoderó con más de $ 50 millones de dólares en Ethereums destinada a un esquema de inversión democratizado donde los inversores juntarían su dinero y votarían sobre cómo invertirlo. Un error de codificación permitió que una persona desconocida se llevara el dinero virtual. Lección: es difícil eliminar a los humanos de las transacciones, con o sin blockchain.

Las cadenas de bloques tienen otras limitaciones. Los protocolos de seguridad que permiten a las personas confiar en los sistemas blockchain sin un supervisor central son notoriamente lentos (sin mencionar su uso intensivo de energía ). Ethereum les dio a los desarrolladores las herramientas para escribir aplicaciones, pero la tecnología aún no podía manejar gráficos elegantes para un nuevo juego de computadora descentralizado o el volumen de usuarios necesarios para que construyas una red social abierta. Desde entonces, docenas de competidores han salido de los laboratorios académicos y de nuevas empresas, cada uno pretende tener una solución técnica novedosa. Ethereum también está trabajando para ampliar su tecnología. Pero hasta ahora, ningún ganador claro se ha abierto paso.

Esa lentitud también dio paso a las blockchains corporativas. Incluso cuando los geeks de la criptografía planearon usar blockchains para derrocar, o al menos "brincarse" a las corporaciones, estas comenzaron sus propios experimentos con blockchains. Muchos experimentos de grandes corporaciones involucran blockchains "privados" que se ejecutan en servidores dentro de una sola compañía y entre socios seleccionados. Por el contrario, cualquiera puede ejecutar el software Bitcoin o Ethereum en su computadora y ver todas las transacciones registradas en las respectivas cadenas de bloques de las redes. Pero las grandes empresas prefieren mantener sus datos en manos de unos pocos empleados, socios y reguladores. Las cadenas de bloques privadas también son sustancialmente más rápidas porque no requieren los protocolos de seguridad intensivos utilizados por Bitcoin y Ethereum.

Recientemente, también se ha renovado el interés en usar blockchains privados para su propósito inicial: comprar cosas. Si bien el sueño de usar Bitcoin como medio de intercambio se ha extinguido en gran medida, debido a los altos costos de transacción y la extrema volatilidad, algunos han estado interesados ​​en usar blockchains privados para soportar "monedas estables", criptomonedas vinculadas a activos del mundo real. JP Morgan anunció recientemente que Quorum, su blockchain privado, comenzaría a admitir dicha moneda. Y luego, en junio, Facebook anunció Libra.

¿Qué es Blockchain? La guía WIRED completa

El futuro de blockchain

A pesar de todo el ruido o hype que rodea la blockchain, y muchos experimentos, todavía no hay una "aplicación asesina" para la tecnología más allá de la especulación y (tal vez) los pagos. Los defensores de Blockchain admiten que la tecnología podría tardar un tiempo en despegar. Después de todo, las tecnologías fundamentales de Internet se crearon en la década de los 1960s, pero a Internet le tomó décadas llegar a ser omnipresente.

Dicho esto, proyectos como el Libra de Facebook, que se supone que se lanzará en 2020, indican que la tecnología está aquí para quedarse, pero tal vez no en la forma en que se imaginaron sus creadores. Libra está diseñado para permitir a los usuarios realizar pagos, con una "moneda estable" que estará respaldada por una serie de activos del mundo real. La idea es apoyar inicialmente cosas como pagos transfronterizos y compras en aplicaciones. Pero también podría ser el punto de partida para desarrollar todo tipo de aplicaciones basadas en blockchain. Por ejemplo, Facebook dice que está interesado en explorar cosas como la identidad digital vinculada a la cadena de bloques de Libra. En algún momento, puede usar esa identidad para iniciar sesión en aplicaciones, abrir cuentas bancarias, solicitar empleos o demostrar que tus correos electrónicos o mensajes en redes sociales son realmente tuyos.

Esos servicios también podrían construirse en una de las blockchains "públicas" originales, que continúan evolucionando. Ethereum actualmente está tratando de pasar del esquema de seguridad lento e intensivo en energía a un enfoque más ligero que podría hacer más útil la plataforma. Bitcoin tiene Lightning Network, una tecnología experimental que permite pagos más baratos al reducir algunos de los cálculos intensivos. Incluso Facebook ha prometido comenzar a llevar a Libra hacia un modelo verdaderamente descentralizado en los próximos cinco años, a la espera de avances tecnológicos.

Los defensores están particularmente entusiasmados con la posibilidad de construir otros servicios financieros directamente en blockchain, esta es un área conocida como "finanzas descentralizadas" o DeFi.

Los contratos inteligentes podrían usarse para emitir préstamos entre personas sin la necesidad de una autoridad supervisora, o incluso manejar aplicaciones más complicadas como los seguros. Algunos creen que las cadenas de bloques también pueden ayudar a automatizar muchas tareas que ahora manejan abogados u otros profesionales. Por ejemplo, tu testamento podría estar almacenado en una cadena de bloques. O tal vez tu testamento podría ser un contrato inteligente que repartirá automáticamente tú dinero entre los herederos. Quizás las cadenas de bloques reemplazarán a los notarios eventualmente.

Bitcoin demostró que es posible construir un servicio en línea que opera fuera del control de cualquier compañía u organización. La tarea para los defensores de blockchain ahora es demostrar que eso es realmente algo bueno.

Este artículo fue publicado en inglés en wired.com