Teclados mecánicos inalámbricos que *no fueron* diseñados para los gamers


Si pasas la mayor parte del día escribiendo en computadora, necesitarás un buen teclado. Afortunadamente, hay muchas opciones de teclados excelentes hoy en día.

Hay foros y canales de YouTube que están dedicados a los teclados mecánicos y las personas se obsesionan con la sensación de los diversos interruptores y teclas.

A pesar de todo esto, es sorprendentemente difícil encontrar teclados que hagan todas las cosas que - personalmente - busco. Específicamente:

  • Rendimiento inalámbrico confiable
  • USB-C (en 2019, encuentro todo lo demás ofensivo)
  • Buen diseño
  • Buenas teclas
  • Sin estética para juegos
  • Iluminación RGB
  • Disponible en tamaño compacto
  • Opcional: interruptores mecánicos de bajo perfil
  • Precio razonable

Por eso cuando se ofreció Keychron para enviarme sus teclados K1 y K2: el primero con interruptores de bajo perfil, el segundo con los estándar. Era como si alguien hubiera leído mi mente.

Aquí tenemos dos teclados mecánicos sólidos que, por primera vez, no fueron diseñados específicamente para los gamers y además venían con Bluetooth y USB-C. El precio es muy razonable, con el K1 a partir de $74 USD (más gastos de envío).

También son dos de los pocos teclados mecánicos diseñados teniendo en cuenta a los usuarios de Mac: vienen con teclas para los usuarios de Windows y Mac.

Pasé la mayor parte del tiempo con el K1, ya que el K2 aún no está en el mercado (mi muestra de K2 es una unidad de pre-producción). Sin embargo, los teclados son funcionalmente muy similares, así que más adelante veremos las diferencias.

Mis primeras impresiones del K1 fueron alentadoras. Se ve y se siente como si estuviera hecho por personas que se preocupan por el diseño industrial. El mío vino en un elegante “space gray” , aunque actualmente parece que solo está disponible en negro. Tiene una tipografía elegante y legible. Se siente agradable y pesado. Y quizás lo mejor de todo, es que carece de logotipos visibles.

La única concesión que otorga al público de gamers típico es una configuración de iluminación RGB. Sin embargo, es una configuración RGB básica, no más avanzada de lo que puedes encontrar en teclados RGB baratos en otros lugares. Puedes alternar entre algunas opciones de color y efectos. Acabo de dejar el mío en azul claro o blanco la mayor parte del tiempo, pero es bueno tener opciones.

Más importante aún, mi experiencia de escritura en el K1 fue casi perfecta desde el principio: es el intermedio perfecto entre el portátil y los teclados mecánicos que he estado buscando.

Por mucho que me encantan los buenos teclados mecánicos, he pasado la mayor parte de mi vida adulta tecleando teclas tipo chiclet para portátiles, y hasta cierto punto, me parece más cómoda su altura más baja. Los interruptores 'Fraly' de bajo perfil del K1 se sienten como si un buen interruptor de tijera y un Cherry MX Blue tuvieran un bebé. Son tan simples como el Cherry Blue, pero son mucho más silenciosos. Tienen mucho más recorrido (3 mm) que la mayoría de las teclas de las laptops, pero no tanto como los interruptores tradicionales (4 mm). El teclado se encuentra mucho más abajo en el escritorio y a diferencia de algunos teclados de gama baja que he probado, las teclas no se tambalean.

K1 a la izquierda, K2 a la derecha. El primero logra ser mucho más plano mientras sigue siendo 'clicky'.

Dicho esto, me gustaría que las teclas no fueran tan planas. Muchos de los mejores teclados de computadoras portátiles tienen una ligera curva para guiar sus dedos, y habría sido algo particularmente bienvenido aquí. Tampoco se puede ajustar la altura en la base del K1.

El rendimiento de la versión inalámbrica como de la cableada no tuvieron nada de especial, pero lo digo de buena manera. No soy el mecanógrafo más rápido, con un promedio de aproximadamente 84 WPM, pero no noté ningún retraso en particular al usar una conexión Bluetooth, y mucho menos con cable. Y aunque no está dirigido a los gamers, el K1 cuenta con un rollover N-key y responde rápidamente.

Aunque Keychron especifica que la duración de la batería para el modelo RGB es de tan solo 10 "horas de trabajo", 15 para el modelo de LED único, esto se tradujo en varios días de uso en el mundo real. Debido a que utiliza USB-C, simplemente lo enchufe en el cargador de mi teléfono durante unos minutos de vez en cuando; la batería nunca murió durante mis pruebas. Además dura varias semanas si evitas las luces.

Alternativamente, puedes dejar el teclado conectado a tu PC todo el tiempo y usar Bluetooth para dispositivos secundarios. Permite tres conexiones Bluetooth, por lo que puedes conectarlo a tu tableta o teléfono si necesitas escribir algo largo mientras viajas.

Una advertencia: mi unidad de prueba K1 tenía su botón RGB debajo del botón de la tecla “Shift” derecha, lo que podría hacerlo propenso a cambiar las luces accidentalmente mientras se escribe. Afortunadamente, esto se ha corregido en la revisión actual del K1 y del K2.

Hablando del K2, mantendré esta sección corta. Funcionalmente, es básicamente lo mismo que el K1, pero en un factor de forma de teclado mecánico compacto más tradicional.

Afortunadamente, se destaca de entre la multitud con su diseño. Los distintos tonos de gris y un botón de escape de color naranja rojizo se ven bastante nítidos. El texto de las teclas de letras se mezcla sutilmente con el gris a su alrededor, lo que hace que K1 parezca que usa teclas en blanco (y le permite mostrar sus habilidades para teclear). Para aquellos de nosotros que tenemos que mirar nuestras teclas de vez en cuando, encender los LEDs hace que la escritura sea brillante y clara. También aprecio la falta de espacio vacío en el teclado, haciendo que la espacio utilizado por el K2 sea un poco más pequeño que el del K1.

Mi unidad vino con los interruptores Gateron Blue, y la experiencia de escritura fue sorprendentemente sólida: habrá más interruptores disponibles cuando salga a la venta el próximo mes. Dicho esto, a diferencia del K1, no hay opción con un Numpad, y deseo que KeyChron ofrezca más opciones de colores. Sin embargo, aunque prefiero escribir ligeramente en el K1, el K2 definitivamente tiene mi voto por la estética.

El K1 y el K2 tienen cubierto todo lo básico. El Bluetooth funciona de manera confiable, la vida útil de la batería es sólida, se conectan a través de USB-C, el diseño es muy bueno y la experiencia de escritura es excelente. A partir de $74 USD (más gastos de envío), el precio es más que justo. Puede que no sean teclados perfectos; no existiría una comunidad de teclados tan próspera si tales cosas existieran, pero creo que es más que adecuado para la mayoría de las personas.

Si estás interesado en adquirir el K1, actualmente está disponible en el sitio web de Keychron. El K2 comenzará a enviarse en Mayo, pero lo tienen disponible como pre-orden a través de una campaña de Kickstarter.

Si bien normalmente no recomiendo productos en medio del crowdfunding, el K1 también fue financiado por crowdfunding y entregado de manera oportuna.