La gente tenía que arreglárselas sin el gigante de los buscadores antes de su lanzamiento en 1998. Pero, ¿es posible vivir la vida y hacer tu trabajo sin él en estos días?

Tim downling, un columnista para The Guardian, se tomó esta duda muy a pecho, e inicio un experimento de pasar 7 días sin utilizar el buscador. Vamos a ver cuales fueron sus conclusiones.

Inicia el experimento

A lo largo de mi semana sin Google , mi esposa menciona que le gustaría salir a ver una película esa noche, y me ofrezco a dar sugerencias. En lo que inicialmente pienso que es un "movimiento inspirado", paso por el cine local camino a casa y escribo todos los nombres y horas de las películas en mi cuaderno. Pero, mi esposa insiste en ir a un cine diferente.

"¿Puedo hacer esto por teléfono?" Le pregunto.

Antes de comenzar este experimento, cuando intentaba imaginar cómo sería tomarme un descanso de Google, lo que realmente intentaba recordar era cómo funcionaba mi vida todos esos años antes de que apareciera.

Google se fundó en 1998. Recuerdo vagamente que a mediados de los 90s  visité bibliotecas en mi trabajo como periodista y me enviaron sobres gruesos de recortes de prensa a mi puerta. Recuerdo haber rastreado la autobiografía agotada de Meat Loaf hasta una librería de segunda mano el día antes de entrevistarlo. Pero a menudo, nunca encontraba lo que estaba buscando, ajustaba mis acciones.

Recuerdo peleas amistosas en bares y cenas que simplemente nunca se resolvieron. Recuerdo haber encontrado mi propio camino por la ciudad después de varias horas perdido. Recuerdo que aprendí reparaciones sencillas en libros en lugar de vídeos. Recuerdo haber hecho todas estas cosas, pero realmente no recuerdo cómo se sentía.

Sacar a Google de tu vida no es cosa fácil. Google Maps no solo te lleva a lugares; controla muchas de las otras aplicaciones que usas, incluido Uber. Google es dueño de YouTube. Google controla mi termostato.

Para los fines de este experimento, simplemente evitare usar: los mapas, el motor de búsqueda, el navegador (Chrome) y YouTube. Voy a seguir usando el correo electrónico. Por supuesto, existen otros navegadores, motores de búsqueda y aplicaciones de mapas, pero no estoy tratando de encontrar sustitutos. Estoy tratando de prescindir.

"Google está, literalmente, en el negocio de la distracción".

Mis razones tienen poco que ver con el monopolio de Google, tampoco es preocupación por el uso de mi información. Me preocupa que le esté haciendo algo a mi cerebro. En realidad, me preocupa que Google sea mi cerebro.

En su libro The Shallows, Nicholas Carr describe síntomas familiares al tratar de comprender un texto de cualquier longitud: “Mi concentración comienza a desviarse después de una o dos páginas. Me pongo inquieto, pierdo el hilo y empiezo a buscar otra cosa que hacer ". Uno de los puntos del libro es que nuestros cerebros altamente plásticos están siendo reconfigurados por Internet: tener una mayor habilidad de multitarea mental  viene con el alto precio de perder la capacidad de concentración profunda. Google, dice, es una gran parte de este problema: "Google está, literalmente, en el negocio de la distracción".

The Shallows se publicó en 2010, y es poco probable que algo haya mejorado desde entonces. Carr sostiene que el auge del teléfono inteligente, junto con las redes sociales, ha magnificado considerablemente el problema. "Hace una década, todavía se podría hacer una distinción entre estar online y offline. “Pasamos mucho tiempo en internet, pero no vivíamos allí. Ahora, lo hacemos. Hoy, esencialmente, la gente siempre está en línea ".

Google recibe 63,000 búsquedas por segundo, aproximadamente 2 billones al año, lo que representa más del 90% del mercado global de motores de búsqueda. Se dice que la persona promedio realiza entre tres y cuatro búsquedas por día, pero una mirada a través del historial de mi navegador antes de cerrar Google muestra que regularmente excedo los 20. Muchas de estas búsquedas tienen un propósito; muchas no. Hace dos semanas, encontré y ordené la pieza de reemplazo precisa que necesitaba para mi máquina de café rota. Pero también busqué el nombre de alguien que había conocido la noche anterior; una definición de la estrategia de desarrollo de One Belt One Road de China; una puerta de catflap; una lista de ciudades balcánicas (para hacer trampa en un crucigrama), y mucha cosas más.

Para conservar mi propia cordura, necesito un descanso.

Lunes

Cuando me mudé de casa hace dos años, comencé a confiar en Google para la navegación. Ahora, soy completamente dependiente. No solo quiero saber el camino, quiero saber el mejor camino, a partir de este momento. No puedo recordar la última vez que pensé en dónde había algo.

“¿En dónde compro una agenda?”, Le pregunto a mi esposa.

"¡Ni siquiera sé si aún las vendan!", dice ella. Y pienso: Google lo sabría.

Más tarde, encuentro a mi hijo en la cocina, preparando té. Nació en 1999, por lo que nunca ha conocido un mundo sin Google.

"Entonces, es el primer día de mi semana sin Google", le digo.

“¿Estás cambiando los motores de búsqueda?” Pregunta.

"No, ese no es el punto", le digo.

"¿Cual es el punto?"

"El punto es recordar cómo era antes", le digo. "No tienes idea de cómo la gente solía descubrir cosas".

"Solo tenías que esperar que alguien más lo supiera", dice.

"Había sistemas establecidos", digo, "de los cuales no se sabe nada".

"Sin Google, el problema era cómo obtener la respuesta", dice. "Con Google, el problema es la respuesta".

Martes

Pasé la mañana en la oficina de mi casa, sin saber cómo proceder. Una vez más, me pregunto: ¿cómo funcionaba esto en 1997?

Recuerdo que, en ese entonces, compraba tres o más periódicos todos los días y guardaba todas las copias hasta el final de la semana. Todavía tengo una biblioteca de referencia impresa básica (diccionarios de biografía, películas, literatura, etimología, citas, etc.) pero nada se ha actualizado durante 20 años. Una vez tuve una útil enciclopedia en CD-Rom, pero la verdad ya ni CD-ROM tengo.

Para tranquilizarme, vuelvo al un libro que compré, que explica que si bien Google puede ser excelente para encontrar datos y piezas de máquinas de café, su principal propósito es enviarme a los anunciantes, como parte de un sistema diseñado para garantizar compre cosas, muchas de las cuales ni siquiera necesito.

Eso me pone a pensar en una chamarra que busqué la semana pasada, y decidí que era demasiado cara, pero que a partir de ese momento me atormentaba en cada página web que visitaba, como échandome en cara: mira lo que olvidaste comprar.

Como señalan los autores, hay una razón por la que todos tenemos esta herramienta de búsqueda gratuita y milagrosa. "La ecuación es en realidad muy simple si se la ve como una inversión", "Tu atención es la mercancía". La competencia por mi atención es feroz, y el resultado es que no estoy atento a casi todo lo demás. Como me recuerda el libro, antes de los smartphones "la mayoría de nosotros podría tener 20 o incluso 50 números telefónicos memorizados en nuestra cabeza". Hoy, solo me sé exactamente cuatro: el teléfono de la casa de mis padres, sin cambios durante 55 años; el número de la oficina de mi padre - no se usa desde hace 15 años; el móvil de mi esposa; y mío.

Miércoles

Es el día de la ida al cine propuesta por mi esposa, y un número telefónico me conecta con la cartelera pre-grabada de la cadena de cine, que simplemente me remite al sitio web para los horarios de películas y me cuelga. Llamo y selecciono la opción de reservar. Después de esperar 10 minutos, estoy conectado con una mujer encantadora que parece tener demasiado tiempo! Ella me repite el programa completo de la película dos veces y describe el interior del cine con cierto detalle para que pueda elegir mis asientos. Tengo un pequeño problema para decidirme. "No te preocupes en absoluto", dice ella. "¿Hay una tarjeta a tu nombre a la que podamos hacer el cobro?" No puedo entender por qué está siendo tan paciente, hasta que me doy cuenta de que está asumiendo que soy demasiado viejo, porque de lo contrario, estaría haciendo esto en línea.

Jueves

En una pequeña biblioteca que me encuentro por accidente, hago un descubrimiento: en una carpeta gruesa llamada "información local" hay un libro que contiene las direcciones de todas las bibliotecas del país. Tomo una foto de la lista de mi sucursal principal local, y salgo.

Navegar con un mapa es toda una experiencia. Debes de mantener la cabeza erguida para leer las señales de tránsito y las rutas de autobuses publicadas, y  nunca falta el "¿y ahora qué?", ​​cuando te bajas del autobús donde se supone que está la biblioteca y no hay nada.

Después de una media hora, encuentro el lugar. Resulta que la biblioteca está cerrada, no por la tarde o el día, sino desde agosto, por remodelación.

Viernes

No sé qué hacer conmigo mismo. ¿Cuál es el punto de tener una computadora si no puedes buscar en Google? Sí, tengo trabajo que hacer, pero los días de privación no han hecho nada para restablecer mi capacidad de atención. Por la tarde, llega un paquete delgado: mi parte de la máquina de café tan esperada, esencialmente una perilla. Gracias a Google, es la perilla precisa para mi modelo, pero falta un pequeño inserto de plástico que era el trozo roto real. Sin ella, el mando es inútil.

En este punto, me siento muy cerca de abandonar el experimento porque realmente quiero esa funda de plástico. Con un corazón apesadumbrado, saco la factura del bote de la basura, marco al número de la tienda y escucho ocho minutos de música mientras me tienen en espera. Con el tiempo, una mujer contesta. Describo mi problema.

"Es una pequeña pieza de plástico, como una manga", le digo.

"No tengo idea de lo que sería", dice ella. "¿Puedes encontrar una foto de ella y darme el número de modelo?"

"No puedo usar Interet", le digo.

"Está bien", dice ella. "¿Tienes una dirección de correo electrónico?"

"Sí", le digo. "Si puedo usar el correo electrónico".

Me envía una ilustración de mi máquina de café con todas las partes numeradas.

"No lo veo allí, Vivienne", le digo. "A menos que esté incrustado en el pomo".

"Me temo que tendrá que llamar al fabricante", dice ella. "¿Quieres el número?"

El fabricante responde con una grabación que me dice que el área de servicio al cliente está cerrada los viernes por la tarde.

Sábado

Probablemente sea justo decir que usar Google es inevitable, a menos que te resignes a no llegar a ninguna parte sin él. Pasé gran parte de mi semana perdido o desconcertado, cuando la solución a mi problema podría haber estado a mi alcance en segundos.

Pero no fue un desperdicio. No hice casi nada, pero, mientras estaba allí, miré mucho y compré muchas cosas. Incluso encontré una versión de esa chaqueta que me gustaba en una tienda, por un tercio del precio. Ahora, cuando me aparezca en la página diciendo: "¡Cómprame!", la llevaré puesta. Recuperé brevemente la capacidad de caminar por el mundo con tremenda ineficiencia, confiando en descubrimientos aleatorios, la suerte, la amabilidad de los extraños y la paciencia de los operadores telefónicos.

"La conectividad constante se ha vuelto tan habitual (y tan esperada por la sociedad) que los breves descansos no son suficientes para volver a entrenar al cerebro para que se relaje, resista la distracción y se concentre".

Este puede ser el principal problema: Google y las otras plataformas principales han logrado atrapar nuestra atención. El precio que pagamos es una interminable falta de atención al mundo que nos rodea. Y eso no es todo culpa de Google. "Gracias a una combinación de pereza, credibilidad y vanidad, hemos demostrado que estamos muy ansiosos por abrazar una cultura de distracción y dependencia", dijo Carr. "Podríamos haber dicho que no".

"estamos encaminados a eliminar el elemento sorpresa de nuestras vidas y, con ello, la alegría."

No soy nostálgico por una época de colas bancarias, tiendas cerradas y estar perdido. Me complace que me alivien la obligación de la interacción social solo para acceder a un poco de información, porque las personas no siempre son útiles, pacientes o divertidas para hablar. Pero por todo lo que Google nos ha dado, hemos pagado un precio: estamos encaminados a eliminar el elemento sorpresa de nuestras vidas y, con ello, la alegría.

No creo que sea demasiado tarde para recuperar algo de nuestra atención. Mi cerebro respondió bastante bien al tiempo libre. Incluso Carr no es totalmente pesimista sobre el futuro. "No descartaría el surgimiento de una contracultura que rechace por completo los medios digitales, una especie de eco del movimiento de" volver a la naturaleza "de los años 60", escribió. "Eso puede ser una ilusión de mi parte, pero nunca se sabe".


Este artículo se publicó en inglés en TheGuardian.com


⚠ En Soltekonline tenemos desde el 2010facilitando las compras de cualquier página web del mundo a nuestros clientes en México. Conoce más de nuestros servicios y regístrate con este enlace que te da $10 USD de regalo.