E-commerce

Los Mejores Métodos Para Pagar En Línea De Manera Segura

Cada vez que realizas una compra, existe un pequeño riesgo de que los ladrones puedan robar tu información de pago. Si eso sucede, pueden usar tus cuentas para comprar cosas, obtener dinero en efectivo o pagarse a si mismos de manera fraudulenta. Pero puedes reducir el riesgo de cargos no autorizados utilizando el mejor método de pago dependiendo de la situación.

La mayoría de las personas sabe que los hackers pueden robar información cuando compran en línea. Pero el riesgo no es exclusivo de las compras en línea, ya que el robo de identidad también puede ocurrir en las tiendas físicas. Aún así, es excepcionalmente fácil poner  información confidencial en las manos equivocadas en Internet.

Hasta cierto punto, puedes confiar en la tecnología para protegerte.  Tu información financiera generalmente está codificada (o encriptada) en un formato difícil de leer. Pero incluso cuando haces todo bien y en sitios web grandes de buena reputación, existe la posibilidad de una violación de datos o tráfico interceptado. Además, el problema podría estar de tu lado: algo tan simple como un keylogger (software que registra cada tecla que pulsas) en tu dispositivo puede obtener tu número de tarjeta o contraseña de PayPal.

Obviamente, es importante mantener tu dispositivo seguro y actualizado, pero el método de pago que utilices también puede ayudarte a evitar problemas.

Opciones de método de pago

Por lo general, tiene la opción de pagar: ¿Utilizará una tarjeta de crédito, una tarjeta de débito, un servicio de pago como PayPal o alguna otra opción? Dependiendo de sus preocupaciones, una de esas opciones podría ser mejor que otra. Echemos un vistazo a los pros y los contras de cada herramienta de pago.

Tarjetas de crédito

Lo bueno: una tarjeta de crédito suele ser una excelente opción para comprar en línea. La protección contra fraudes con tarjetas de crédito es bastante fuerte, y revertir los cargos es bastante simple. Siempre que haya un problema, reporta la actividad sospechosa al emisor de tu tarjeta o hazles saber que nunca recibiste los bienes o servicios por los que pagaste. Además, cuando realizas un pago con una tarjeta de crédito, el dinero no sale de tu cuenta bancaria inmediatamente. En su lugar, el emisor de la tarjeta envía fondos que tú pagas más tarde. Siempre y cuando actúes con rapidez, en muchos casos, no pagarás nada por cargos o errores fraudulentos.

Lo malo: puedes llegar a ver tu tarjeta de crédito como una herramienta de la vida cotidiana. Tal vez la uses regularmente para gastos personales y de negocios, y podrías tener pagos domiciliados (cargos automáticos o recurrentes con una tarjeta). Pero si te roban el número de tu tarjeta, necesitas una nueva (reposición), que obviamente tendrá otra numeración, por lo tanto, debes actualizar la información de pago en todos esos lugares, y es muy posible que tengas que vivir sin tu tarjeta por un tiempo mientras te llega el reemplazo.

Sugerencias: utiliza tu tarjeta de crédito solo cuando estés 100% seguro de que es un pago confiable. Para minimizar el riesgo en una compra no tan segura, solicita al emisor de tu tarjeta un número de tarjeta de crédito de uso único (o "virtual") para compras en línea. Algunas empresas  emisoras (generalmente bancos) incluso te permiten realizar esto desde tu cuenta en línea. ¿Cómo funciona? Supongamos que vas a hacer un pago de 45 dólares en un sitio no de tu total confianza o nuevo, en vez de arriesgarte a que clonen tu información, puedes generar un número de tarjeta que sea válida solo por un mes y con un límite de crédito de $45 dólares. En este caso lo peor que puede pasar es que se "roben" tu información, pero no van a tener  acceso a todo el límite de tu tarjeta, solo al que tú mismo de terminaste.

Finalmente, considera tener una tarjeta de crédito para su uso exclusivo en línea (o en sitios con los que no estés familiarizado). Puedes mantener una estrecha vigilancia sobre esa cuenta y no tendrás el inconveniente de tener que cambiar la información de pago en todos tus cargos automáticos si algo malo pasa con ella y te ves obligado a cambiar de número.

Servicios de pago

Lo bueno: los servicios de pago de terceros también son una buena opción para las compras en línea. PayPal es posiblemente uno de los servicios más populares, pero existen otros como Google Wallet, Amazon Payments y Apple Pay. Estos servicios pueden proporcionar una capa adicional de seguridad. En vez de proporcionar el número de tu tarjeta de crédito o la información de tu cuenta bancaria en cada sitio web, puedes guardar esa información en una ubicación central (en PayPal, por ejemplo). Si realizas compras en numerosos sitios o sitios con los que no estás familiarizado, es aconsejable reducir la cantidad de lugares de donde los hackers puedan opbtener tu información. Es mucho más fácil para un hacker robarse la información de LaTienditaDeJuan.com que de un sitio con tanta protección como PayPal.

Algunos servicios de pago también ofrecen "protección al comprador". Eso los hace tan seguros como las tarjetas de crédito cuando tus compras nunca llegan o te estafaron.

Lo malo: cuando las cosas van mal (si tienes una disputa con un vendedor), es normal que cogelen tus cuentas mientras la compañía investiga. Y si tienes la costumbre de disputar cargos sin éxito, te podrían incluso cerrar la cuenta y  negarte el uso del servicio de manera permanente, y créenos, empresas como PayPal tienen muy buenos métodos para reconocerte aún si utilizas otros dispositivos, nombres o direcciones de correo para registrarte de nuevo. Ciertamente, puedes vivir sin una cuenta de PayPal; hay muchos lugares para comprar en línea con otros métodos de pago, pero a veces PayPal es la forma más fácil y rápida de pagar.

Consejos: cuando compres en línea, usa una tarjeta de crédito como la "fuente" de financiamiento para las compras siempre que te sea posible. De esa manera, si hay una disputa y el servicio de pago no decide a su favor, puedes disputar los cargos directamente con la empresa emisora de tu tarjeta de crédito.

Tarjetas de débito

Lo bueno: las tarjetas de débito son tarjetas de pago económicas que retiran los fondos directamente de tu cuenta de cheques. No necesitas solicitar aprobación, pagar cuotas anuales o correr el riesgo de acumular deudas como lo harías con una tarjeta de crédito. Aunque no es requerido por la ley, algunos emisores de tarjetas de débito frecuentemente ofrecen protección de "responsabilidad", claro que en México esto es extremadamente raro.

Lo malo: una tarjeta de débito está vinculada directamente a tu cuenta bancaria. Como resultado, cuando alguien usa el número de la tarjeta sin tu permiso (o se produce un error en alguna parte), los fondos salen de su cuenta inmediatamente. Eso es un problema, porque te quedas sin dinero! No es como una tarjeta de crédito que despúes pagas (a la fecha de corte). Si alguien utiliza tu tarjeta de débito y la vacía, ya no podrás sacar dinero ni para comprar algo en Oxxo. Sí, algunos bancos te dan proteccion contra fraudes, pero puede tomar - pon atención - meses que para el banco devuelva el dinero a tu cuenta. ¿De que vas a vivir mientras?

Consejos: evita usar tarjetas de débito para las compras en línea. También es aconsejable tener un colchón de dinero extra disponible en la cuenta bancaria. Si por alguna razón no puedes utilizar una tarjeta de crédito o un servicio de pago (Paypal, Google Wallet, etc.), una tarjeta pre-pagada puede ayudarte a proteger tu cuenta corriente de cualquier problema. Con las tarjetas pre-pagadas "cargas" los fondos en la tarjeta y no están asociadas a ninguna cuenta bancaria.

Pagos en efectivo en tiendas de conveniencia

Lo bueno: según datos de la empresa Conekta (pasarela de pagos en México) el 82% de la población adulta no cuenta con ningún tipo de tarjeta, por esa razón, muchas páginas ofrecen esta opción de pago;  va dirigida a personas que no tienen ningún tipo de tarjeta y aún así quieren comprar en línea, o bien que no quieren utilizarla. La ventaja de este método de pago es que nunca compartes tu información personal, ni bancaria con nadie, volviendo prácticamente nulo el riesgo de que vacíen tus cuentas.

Lo malo: una de las principales desventajas de esta forma de pago es que tienes que tener el dinero en efectivo, después desplazarte a un local para realizar el pago, lo cuál representa un cierto nivel de riesgo, sobretodo en montos altos. Otra desventaja es que estos establecimientos suelen tener un límite en el monto del pago, esto quiere decir que no puedes comprar el nuevo iPhone y pagarlo en Oxxo, además, como el pago no es inmediato (como en el caso de tarjetas o Paypal) es posible que el producto se agote (sobretodo en fechas o productos de alta demanda).

Quizás el riesgo más alto de pagar en una tienda de conveniencia, es que si tu compra se cancela (se agotó el producto por ejemplo), no puedes ir al Oxxo o 7-eleven a reclamar tu dinero; lo que va a pasar es que el sitio en donde realizaste la compra dejará tu dinero como saldo de regalo que solo podrás utilizar para comprar otras cosas ahí mismo (cosas que originalmente no querías).

Consejos: pagar en una tienda de conveniencia si bien puede parecer muy práctico, es un método potencialmente inseguro. Por lo tanto te recomendamos antes de comprar en cualquier sitio web que tenga esta modalidad, preguntar ¿qué pasaría si se cancela la compra? ¿cómo van a devolverte el dinero? Como mencionamos, no puedes ir al Oxxo a reclamar aún si el sitio en donde realizaste la compra no te envía nada; por lo tanto, asegúrate usar esta forma de pago en sitios en donde ya has realizado compras con anterioridad y procura que sean montos pequeños.

Author image

About SoltekOnline